SIN MÁS VUELTAS QUE DARLE, Y SIN NADA QUE EXPLICAR, DESCRÍBESE EL ALIENADO RITUAL CON QUE SE DESPIDE AL AÑO VIEJO Y SE ESPERA EL NUEVO COMO SI TODO FUERA A CAMBIAR.

I
Se va ahora el Año Viejo:
tiempo de hacer recuentos,
promesas nuevas, intentos
de no mirarse al espejo.
Es acusete el reflejo,
mejor mirar pa’ otro lado;
es mejor pasar colado
eludiendo la cobranza,
sin dejar que la balanza
nos muestre lo que ha pasado.

II
–“¡Año Nuevo, vida nueva!”–,
exclama un estafador
que se metió a Corredor
como ladrón a su cueva.
La Bolsa así se renueva
transmutando sus Valores,
obviando los sinsabores
que le dan sus asociados,
y dice: “–nada ha pasado:
fueron puros voladores—“.

III
–“Año Viejo ya es pasado”–,
dice un experto lobbista
que figuraba en la lista
de algún turbio negociado.
De todo lo que ha robado
le piden devuelva un tercio
“pa’ no dañar al comercio”.
Dos mil quince es el futuro
donde podrá estar seguro
al acecho en su trapecio.

IV
Amansan a la gallada
con fuegos artificiales,
con sus luces colosales
la dejan apabullada.
Ya nadien alega nada,
se esfumaron los problemas
y la vida no es dilema
con una copa en la mano.
Mañana, ya bueno y sano,
vuelve el esclavo a su pena.

V
El año catorce pasa
sin siquiera darnos cuenta
con sus Cascadas, sus Penta,
sus reformas que fracasan.
La derecha, desde casa,
va dictando nuevas leyes
y la “izquierda” con sus bueyes
va preparando los zurcos;
busca cabezas de turco
pa’ complacer a los reyes.

VI
Aparecen personeros
De los distintos partidos…
(distinto es un presumido)
con mensajes lisonjeros:
–“Para el año venidero
les mando mis parabienes”–…
Sonrientes los coroneles
mandan saludos falsarios
y piensa el destinatario:
“más perjuicios se nos vienen”.

VII
Se espera la medianoche
como esperando al Mesías,
como si un cambio de vida
viniera con el trasnoche.
Cumbias, copetes y boche,
mensaje presidencial:
–“¡Lo mejor ‘ta por llegar…!”–
y la cuenta que sabéis:
Diez, nueve, ocho, siete, seis…
…después sigue todo igual.

Deja una respuesta