DONDE SE CUENTA QUE EL DIABLO SOSPECHA MÁS POR VIEJO QUE POR DIABLO; DE REUNIONES CAUTELOSAS QUE TRAEN CONSECUENCIAS INIMAGINABLES DESPUÉS DE CUARENTA Y DOS AÑOS; DE QUÉ SUCEDE SII LAS INSTITUCIONES NO FUNCIONAN; DE UNA ENCUESTA NOVEDOSA Y DE CÓMO RELAJARSE EN ÉPOCA DE VACACIONES.

I
No es que uno se vuelva mago
(nada más lejos de eso)
solo te pones más viejo,
saltón, pero no más diablo.
Pa’ que entiendas de qué hablo,
te repito la pregunta:
¿Pa’ qué habrá sido esa junta
de la UDI y el Gobierno?
Entre el Cielo y el Infierno
hay un diálogo que asusta.

II
Como son gente educada,
hicieron una visita;
pasaron a una salita
a negociar la empanada:
“Si aquí no ha pasado nada,
apoyamos sus proyectos;
simulamos pa’l efecto
que cause en la población”,
y así cambia la atención
de aquel negociado abyecto.

III
De la noche a la mañana
se acabó el binominal
y se le informa al fiscal
que no investigue macanas.
Se reduce lo que indaga
de los cinco, a sólo un año,
considerando que “el daño
no fue tanto, no exagere”.
Este enjuague de poderes
ya no me parece extraño.

IV
Como soy viejo, sospecho
de los cantos de sirena:
la UDI se ha vuelto buena
como una guagua de pecho.
En cuestiones de derecho
no hay camino si no hay huella:
si el S.I.I. no se querella,
la fiscalía no indaga;
la maula quedará impaga
y la corrupción sin mella.

V
¡Aquí no ha pasado nada,
todo el mundo pa’ la casa!
Con el tiempo todo pasa,
la estafa fue aminorada.
Volverá el pillo a la andada
con métodos más delicados
y el pueblo será embaucado
con nuevas chapucerías.
Alianzas y Mayorías
Se turnarán el estrado.

VI
Dicen: “bajó la pobreza
y no la desigualdá”;
¡Qué tremenda novedad!
¡Si nos toma por sorpresa!
Al pobre no le interesa
cómo fue la medición;
sin salud ni educación
de poco sirve la encuesta
si la canasta le cuesta
la sangre y el corazón.

VII
Manejan los porcentajes
como Ronaldo el balón,
y queda la sensación
que está mejor el perraje.
¿Cómo es posible que baje
pobreza sin igualdad?
¿Dónde estará la maldad
que se presiente a ojos vista?
¿Habrá algún economista
que explique, por caridad?

VII
¡Pero pa’ que sufrir tanto,
si es tiempo de veranear;
mejor váyase a pasear
y olvídese del quebranto!
Hay festivales de canto
y fiestas de los abrazos;
hay festivales de huasos
–sin los huasos, por supuesto–,
y si aguanta el presupuesto
guarde un cachito pa’ marzo.

Deja una respuesta