Contrapunto entre dos veraneantes del Litoral Central: lo que dijo uno y lo que dijo el otro, en forma paralel y yuxtapuesta una al lado de la otra  viceversa, para que el lector compare.

 

DIJO EL VERANEANTE MODESTO:        DIJO EL VERANEANTE PUDIENTE:

 

¡Llegaron las vacaciones,                       ¡Llegaron las vacaciones

y los juimos pa’ la playa!                        y nos vamos a la costa!

El quitasol, las toallas,                            ¡Nos esperan las langostas

¡amarra bien los colchones!                   las centollas, los ostiones!

Hay que llevar provisiones,                    Vamos sin preocupaciones

la sartén y la tetera,                               cantando en la carretera,

cuatro sillas de madera                          porque el resort nos espera

amarradas con cordeles;                        con exquisitos cocteles,

radio a pilas y una tele                           Wi Fi, cable, plasma-tele

pa’ mirar la noche entera.                     y cómodas reposeras.

 

Un flotador pa’ los cabros,                     Surfearemos con los chicos,

la chupalla pa’ la abuela;                       tés canasta pa’ la abuela;

¡échense un paquete ‘e velas,                unos raids en yate a vela

palmatoria y candelabro!                       y aperitivos con pisco.

Aunque parezca macabro,                     Aunque parezca muy cuico,

las cenizas del abuelo                             el Tata nos ha invitado

pa’ continuar con el duelo                      a un paseo cabalgado

allá en la orilla’ e la mar;                       por la costa litoral;

¡No te le vaya a olvidar                          ¡No se te vaya a quedar

la secadora pa’l pelo!                             el casco BETA importado!

 

Pagamos tantos peajes                           Demoras en los peajes

que nos quedamos sin plata;                  (molestias por poca plata);

llena de arena la guata,                         el Alfa se dio la lata

mezclados con el perraje.                      mezclado con el rotaje.

No encontramos hospedaje,                   Llegamos al fin del viaje:

y en la mitad de la playa,                       hermosa vista a la zona,

pusimos un techo ‘e malla                     un quincho con techo ‘e lona

para aguantar la calor,                          para evitar el calor,

y pa’ salvar el honor,                              un mozo en el asador

nos tapamos con toallas.                        y yo echado en la poltrona.

 

Unos futres nos miraban                        Unos flaites nos miraban

con cara de quiltro en bote,                   con cara de can en bote,

bien estirado el cogote,                          bien encogido el cogote,

la naricita arrugaban.                            de un modo que me espantaban.

Por la laya que mostraban,                    Por el modo en que acampaban,

caché que no eran proletas                    percibí que eran proletas.

porque usaban servilleta                        ¡Una sandía completa,

pa’ no ensuciarse la ropa,                      se comieron de un huascazo;

tomaban el vino en copas                      sorbían el vino en vasos

sin mancharse la chaqueta.                   mientras roían chuletas!

 

Miramos el Festival,                               Nos fuimos al Festival,

con sus lindos invitados,                         que es el paseo obligado;

que andan bien cacharpeados               siempre vamos bien trajeados

con brillos como metal.                          con elegancia «casual».

Lo que más nos gusta más,                    Pa’l piscinazo es genial

es la reina que se elige;                         tener buena ubicación,

¡me gustaría ser pije                              y por eso en la ocasión

para estar cuando la mina                     estamos con la regina

va y se tira a la piscina                           cuando entra a la piscina

y sale como te dije!                                emergiendo comme il faut.

 

De vuelta, se los quedó                          De vuelta, se nos quedó

el ánfora del abuelo:                              la montura del abuelo:

alguien la puso en el suelo                     alguien la puso en el suelo

pa’ guardar el dominó                            mientras guardaba el landó;

y después se le olvidó                             pero el mal se remedió:

dejando el tarro botado.                        ya está el roto desempleado.

Volvimos todos quemados,                     Volvimos todos bronceados,

negros como cochayuyo                         –suave tono cochayuyo–.

que mostramos con orgullo                   que lucimos con orgullo

porque ya hemos veraneado.                 porque ya hemos veraneado.

 

 

Deja una respuesta