El grupo de hackers The Shadow Brokers ha publicado una nueva filtración a través de twitter con un presunto listado de información confidencial de casi trece mil ejecutivos y empleados del Banco Santander. Este ataque ocurrió horas después de una filtración con los datos completos de unas mil tarjetas de créditos de bancos y casas comerciales chilenas. El portal de tecnología Fayer Wayer informó que esta nueva filtración muestra clientes del Banco de Chile, Scotiabank, Cencosud, BCI, CMR, Falabella, Banco Estado.

 

 

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) informó ayer que tras analizar la información y contactarse con las entidades financieras, «se identificaron hasta este minuto un total de 924 datos de tarjetas de crédito afectadas. De éstas, 210 tarjetas se encontraban activas, las que ya están siendo bloqueadas por los bancos».

 

«Según la información recabada, del total de tarjetas, 825 corresponden a emisores chilenos y el resto a emisores extranjeros.Esta Superintendencia está supervisando la adopción de todas las medidas necesarias para resguardar a los clientes afectados y que estas medidas sean oportunamente comunicadas a los usuarios. La SBIF continúa recabando información para mantener permanentemente informadas a las personas».

 

En cuanto a los datos de los casi trece mil trabajadores del Banco Santander, el portal de Radio Bío Bío señala que podría tratarse de la planta completa del Banco Santander. “El listado muestra casi 13 mil personas; incluyendo sus nombres, correos institucionales y la división de la empresa en la cual trabajan”.

 

El listado que tiene información con nombres, área en que desempeña, y correos electrónicos, abarca a ejecutivos que van desde el presidente de la entidad, Claudio Melandri, pasando por el gerente general, Miguel Mata, hasta diversos ejecutivos de cuenta, entre otras áreas, informó La Tercera.

 

Mediante una declaración pública el banco señaló que “los antecedentes liberados corresponden a una planilla Excel con información antigua, estimativamente de hace unos cuatro años, cuyos datos no se condicen con ningún formato de uso interno ni estructura de base de datos de colaboradores”.

 

Asimismo, agregó que los “antecedentes liberados corresponden a información de carácter público, que no comprometen la privacidad de los colaboradores ni la seguridad del banco”. Por otro lado, comentó que “en cuanto a su origen, Banco Santander desestima que los datos provengan de sus sistemas”.

 

Este último ataque ha sido realizado por el mismo grupo que en julio pasado filtró información de más de 14 mil usuarios de tarjetas de crédito.

 

 

 

 

Deja una respuesta