Con vigilias, encuentros en lugares sagrados y concentraciones en las principales plazas del país, los bolivianos esperan este lunes el veredicto final de la demanda marítima que emitirá la Corte Internacional de Justicia (CIJ). En Chile, en tanto, no es menos. El presidente Sebastián Piñera, seguirá este proceso desde La Moneda junto a representantes de los poderes del Estado y el resto del país lo hará a través de la televisión,  que despliega amplias coberturas y espera el fallo con programaciones especiales en tiempo real. Pocas veces un fallo internacional había concitado tanta expectación pública.

 

Millones de bolivianos y chilenos escucharán este lunes con atención imperturbable el veredicto que dará a las 15h00 holandesas de este lunes la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya (10:00 horas de Chile) en el juicio que Bolivia impetró para que Chile le devuelva la salida soberana al mar que perdió hace 138 años por la fuerza de los cañones.

 

Este lunes 1 de octubre podría iniciarse un nuevo proceso entre los dos países cuando el magistrado presidente de la CIJ, el somalí Abdulqawi Ahmed Yusuf, pronuncie el convencimiento del más alto tribunal de justicia mundial tras 5 largos años de proceso. El tribunal, que no dará un veredicto sobre territorios, sí podría fallar en cuanto los dos países deberán sentarse a negociar una salida soberana de Bolivia al mar a través de territorio chileno.

 

Bolivia se había anotado una preliminar victoria en setiembre de 2015 cuando la CIJ se dijo competente para sustanciar el pedido boliviano de que el esquivo Chile en casi 150 años se siente a negociar de buena fe, oportuna y eficazmente una salida soberna al mar Pacífico.

 

Veinte km de costa y una carretera que una Bolivia con el ansiado mar, nada comparable con los 400 km de costa y 120.000 km2 de territorios preñados de riqueza mineral que desembocan en el Océano Pacífico, a cuya cuenca Bolivia dejó de pertenecer en 1879, es más o menos el pedido de Bolivia.

 

Bolivia ha acreditado a la audiencia de la CIJ a una delegación de 30 autoridades, entre ellas el presidente Evo Morales.

 

Chile concurre con 20, de ellos 12 de su personal de cancillería en La Haya, y echará de menos al canciller Roberto Ampuero que lo verá por televisión, lo mismo que el presidente Sebastián Piñera.

 

El fallo viene  precedido por las palabras de Piñera y Ampuero que aseguraron a priori que la CIJ no tiene facultad de ordenar que Chile entregue su soberanía territorial. El Presidente enfatizó que Chile y Bolivia firmaron en 1904 un tratado voluntario que fija los límites entre ambas naciones y que está plenamente vigente. “Los países honorables cumplen los tratados que firman. Y por eso es muy simple: vamos a mantener el diálogo abierto, pero por supuesto cumpliendo y exigiendo el cumplimiento de los tratados que fijaron nuestros límites en forma clara y categórica con Bolivia”, dijo el Jefe de Estado desde el Muelle Histórico de Antofagasta.

 

A La Haya también llegaron los expresidentes bolivianos Carlos Mesa, Jorge Quiroga y Guido Vildoso quienes junto al también ex mandatario y agente ante la CIJ, Eduardo Rodríguez Veltze, arroparan a Morales el momento de la lectura del fallo en el Palacio de la Paz.

 

 

Fuente: ABI/Prensa Latina

Deja una respuesta