Esta jornada el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de la Región del Biobío (Movilh-Biobío) denunció la existencia de lo que la organización ha calificado como «una grave campaña neonazi en Concepción que incita al odio e injuria a las personas lesbianas, gays, bi, trans e intersex (LGBTI)».

 

El Movilh-Biobío precisó que la campaña se está desarrollando al menos en dos sectores de la ciudad, en la Universidad de Concepción y en la Plaza Perú, donde se han dibujado consignas para promocionar al Movimiento Social Patriota (MSP) y en las cuales se ataca a la mencionada organización de la diversidad sexual, llegando a vincularla injuriosa y calumniosamente con delitos como la pedofilia.

 

 

«En uno de los rayados en Concepción, se asocia al Movilh con la pedofilia y se vincula a los derechos LGBTI con dictaduras, lo cual demuestra la homofobia de los movimientos neonazis, así como su proceder delictual, pues claramente estamos en presencia de injurias de odio con publicidad», señaló en ese sentido el Movilh-Biobío.

 

El llamado Movimiento Social Patriota es el mismo que desde hace un tiempo viene realizando una serie de violentas acciones tanto en la vía pública como en redes sociales, y cuyos objetivos son principalmente los inmigrantes, el mundo de la diversidad sexual y el Movimiento Feminista. Junto con atribuirse reiterados ataques en contra del Movilh, el MSP estuvo detrás por ejemplo de la agresiva contramanifestación que el pasado 25 de julio pintó la Alameda en Santiago con sangre y vísceras de animales, en el marco de la marcha por un «aborto libre, seguro y gratuito» convocada por la Coordinadora Feminista Mujeres en Lucha. Tras ello, tres participantes de la movilización resultaron apuñaladas.

 

Unos meses antes, a fines de abril, el MSP había colgado de un puente en Las Condes un lienzo en donde se podía leer la frase «Daniela Vega es hombre. La verdad antes que la paz». En esa ocasión, el Movilh denunció el hecho al director de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), Luis Masferrer, solicitando realizar una investigación a la colectividad, argumentando que las campañas desarrolladas por ellos involucran «discursos de odio que violentan los Derechos Humanos de sectores históricamente discriminados».

 

 

Con los ojos en Brasil

 

Una situación que preocupa a las organizaciones sociales que han empujado durante el último tiempo demandas por más derechos como el del aborto o el de la identidad de género, sobre todo observando lo que ocurre hoy en países que son referentes políticos y culturales históricos para Latinoamérica, como es el caso de Brasil. Caber recordar que el pasado lunes, tras el triunfo en primera vuelta del candidato ultraderechista a la presidencia de esa nación, Jair Bolsonaro, el reconocido maestro de capoeira Moa do Katendê fue apuñalado doce veces por un seguidor del postulante al gobierno, por el solo hecho de haber mencionado que había votado por el representante del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad. Producto del ataque, el artista perdió la vida.

 

“El MSP, que ya ha desplegado campañas xenofóbicas, racistas, misóginas, clasistas, homofóbicas y transfóbicas en otras regiones del país, ha llegado ahora a nuestra ciudad, lo cual es preocupante. Llamamos a las autoridades locales, tanto del Gobierno como del municipio, a investigar estos hechos, a borrar las consignas de odio y a ejecutar las acciones que sean necesarias para sancionar a los responsables”, apuntó en un comunicado el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual.

 

 

La agrupación puntualizó que enviaron una carta al alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz, con el objetivo de denunciar estos hechos y para que se explore si hay cámaras de vigilancia en los lugares de la campaña neonazi, a objeto -añadieron- «de saber quiénes son sus responsables y aplicarles, si es posible, la Ordenanza Municipal Contra la Discriminación”.

 

 

Deja una respuesta