“Le costaba mucho trabajo caminar, estaba asustadísima”, relató una de las personas que ayudó a una menor de edad que resultó baleada la noche de este miércoles en Concepción, en el marco de una nueva manifestación en rechazo a la muerte de Camilo Catrillanca y para exigir la renuncia del ministro del Interior Andrés Chadwick y el retiro del Comando Jungla del territorio mapuche.

 

Traslado de la menor al hospital

De acuerdo a la información entregada por la testigo Macka Coronado Leiva a través de su cuenta de Facebook, la niña de 13 años terminó con dos balines en su cuerpo, uno en el codo y otro en la pierna, los que habrían sido percutados por miembros de Carabineros que reprimieron la manifestación llevada a cabo en la Universidad de Concepción.

 

Con la ayuda de Coronado y otros participantes en la movilización, la chica fue llevada a Urgencias del Hospital Regional de Concepción, recinto custodiado celosamente -como se observa en algunos registros- por la policía.

 

Según los antecedentes conocidos hasta ahora, el hecho ocurrió pasadas las 8:40 de la tarde y -de acuerdo al relato de la propia afectada- ésta se habría encontrado con su hermana de 23 años al momento de oír los disparos, por lo que huyeron, perdiéndose de vista. Tras correr ante la acción de los uniformados, perdió su celular y sus documentos de identificación.

 

Restos de proyectiles encontrados tras la manifestación

 

 

Deja una respuesta