El pasado 23 de noviembre la Dirección de Educación Municipal de la Municipalidad de Santiago emitió una circular a los directores de los 44 establecimientos educacionales de la comuna de Santiago, en la que les ordena solicitar a los Centros de Padres (CEPA) que hagan entrega de las dependencias que utilizan para sus actividades, las que se encuentran al interior de los liceos.

 

Específicamente, la Circular nº 4 de la administración del alcalde Felipe Alessandri señala que «(…) los Directores de establecimientos educacionales deberán solicitar a los Centros de Padres, cuenten o no, con personalidad jurídica vigente, la entrega de las dependencias que utilizan para el ejercicio de sus funciones, con el objetivo de revisar la pertinencia de conceder el uso de estas y en caso positivo, se deberá regularizar su tenencia mediante alguna de las formas establecidas en la Ley de Municipalidades (…)».

 

En el documento se argumenta que si bien «la obligación del sostenedor (Municipalidad de Santiago) con respecto a los Centros de Padres es promover la participación de estos y para ello, tiene la obligación de facilitar sus dependencias, únicamente para sus reuniones y asambleas», a juicio de la Dirección de Educación de la administración Alessandri ello «tiene un componente temporal transitorio y no permanente». En esa idea entonces es que se sostiene el jefe comunal para establecer que «no procede en principio, que se otorgue el uso de sus dependencias de manera permanente a un Centro de Padres u otro cuerpo intermedio, sin que conste un acto administrativo formal».

 

Extracto Circular nº 4

 

Finalmente, se releva que las dependencias «deberán ser entregadas al Director o Directora respectiva, a más tardar el 30 de noviembre de 2018, a menos que dicha autoridad las haya solicitado de manera anticipada y con un tiempo prudente».

 

«Una medida bastante represiva»

 

Owana Maderapresidenta del Centro de Padres por Javierinas Dignas del Liceo 1 Javiera Carrera, sostiene que les «llama mucho la atención esta nueva forma de poner trabas a la organización de los padres, toda vez que a través de los medios de comunicación se proyecta una idea muy distinta, de participación, de trabajo con la ciudadanía». Junto con ello calificó la medida como «bastante represiva, autoritaria, sobre todo cuando hay una idea de una mejor educación a nivel mundial que tiene que ver justamente con la inclusión, con cómo colaboramos todos».

 

Madera sitúa esta medida del alcalde Felipe Alessandri en «las distintas ofensivas que se están dando hoy a través de la Municipalidad de Santiago, que es el sostenedor del Liceo 1, donde lo que se pretende realmente es separar a aquellos grupos que de alguna forma estamos trabajando en una idea de defender la educación pública y de exigir al sostenedor -considerando que se trata de un liceo público- aportes en presupuesto, infraestructura y todo lo que sea necesario para construir una comunidad participativa y un mejor liceo, acorde a los tiempos».

 

 

La presidenta del CEPA por Javierinas Dignas del Liceo 1 advierte que ya en octubre de este año la directora, Inés Aqueveque, le informó a los Centros de Padres que a partir del día 16 de ese mes se haría «uso de estas dependencias para instalar el equipo psicosocial quien no tiene un espacio para la atención de estudiantes, docentes y apoderados», como se lee en un documento firmado por la máxima autoridad del establecimiento. Curiosamente, en dicho escrito Aqueveque cita de manera textual el argumento esgrimido ahora por la Dirección de Educación del municipio capitalino en donde se sostiene que la «obligación de facilitar sus dependencias» a la organización de padres y apoderados «tiene un componente temporal transitorio y no permanente». Antes de despedirse, la directora les solicita que «hagan entrega de las llaves y retiren sus pertenencias», ofreciéndoles «un estante» en donde poder guardar algunas de ellas.

 

«Nos llama mucho la atención, porque al parecer la señora Aqueveque cuenta con información adelantada y vendría siendo una colaboradora muy cercana y directa de la Municipalidad, porque estas medidas que se van a tomar las tiene con anticipación», plantea Owana Madera al respecto. Junto con ello, la presidenta del CEPA por Javierinas Dignas recuerda que fue el propio Centro de Padres el que aportó económicamente para construir el espacio donde hoy su estadía no está garantizada a raíz de lo exigido por el alcalde Felipe Alessandri.

 

 

Deja una respuesta