El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunció esta jornada que el Registro Civil negó hoy una hora de matrimonio a la pareja gay con 19 años de relación formada por el periodista Ramón Gómez (43) y el diseñador gráfico Gonzalo Velásquez (37), argumentando la entidad que tal unión está prohibida por la legislación chilena.

 

Ambos son los creadores del bullado cuento ‘Nicolás tiene 2 papás’, el que fue rechazado y llevado a instancias legales cuando quiso ser distribuido como parte de los textos a leer en jardines infantiles del país. La pareja explicó que en la actualidad su principal motivación para contraer matrimonio es adoptar un niño o niña.

 

Ante el rechazo del Registro Civil, los afectados anunciaron que presentarán un recurso de protección en la Corte de Apelaciones con el patrocinio del Movilh.

 

De acuerdo a lo que ha explicado el Movimiento, la pareja sustentó su petición en un fallo de la Corte Suprema que en noviembre pasado «declaró al matrimonio como un derecho humano, luego de que el Registro Civil negara a una ciudadana dominicana casarse con un chileno porque no tenía sus papeles en regla». En ese sentido, el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, apuntó que de obtener una respuesta adversa en el tribunal de alzada recurrirán al máximo tribunal, donde esperan un actuar «coherente» con la mencionada resolución de hace dos meses.

 

 

Ramón Gómez, uno de los afectados, detalló que esta mañana hicieron entrega a la funcionaria del Registro Civil que los atendió, identificada como María Poblete, del fallo de la Corte Suprema, así como de un pronunciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos «donde  se señala que el matrimonio igualitario está garantizado en la Convención Americana de Derechos Humanos, un instrumento ratificado por Chile». «Aún así -añadió- se nos negó el derecho a casarnos».

 

En ese sentido, la pareja consultó al Registro Civil qué sucedería si un fallo del máximo tribunal reconociera su derecho humano a casarse, frente a lo que se les respondió -según señalaron- que en ese caso los hechos deberían ser analizados a fondo por el  Departamento Jurídico de la entidad estatal. «Eso es lo que esperamos ocurra», apuntaron los afectados.

 

«Estamos tristes y decepciones por la negativa de un órgano del Estado a reconocernos los mismos derechos que al resto de las personas. Era predecible, pero eso no quita la tristeza. Si la Corte Suprema falló en noviembre pasado que el matrimonio es un derecho humano, entonces es evidente que hoy se han violado nuestros Derechos Humanos», sostuvo su pareja, el diseñador Gonzalo Velásquez.

 

«Queremos que nuestro hijo o hija tenga los mismos derechos que otros y no que sea tratado como un niño o niña de segunda categoría, al impedirse jurídicamente el reconocimiento de su verdad, esto es que tendrá dos padres. Ningún niño o niña merece crecer y desarrollarse sobre la base de falsedades y desprotecciones jurídicas. Queremos entregar amor y afecto con la verdad y en igualdad derechos. Es la muestra máxima de amor», reflexionó Velásquez.

 

Deja una respuesta