Tras 19 años de investigación, el juez Alejandro Madrid dictó condenas por la muerte del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, confirmando que se trató efectivamente de un crimen perpetrado por la dictadura cívico militar, calificando el hecho como un homicidio. El mandatario falleció el 22 de enero de 1982 a los 71 años de edad.

 

El magistrado determinó las responsabilidades de quienes intervinieron durante la estadía del ex Presidente en la Clínica Santa María, luego de que sufriera complicaciones por una operación de una hernia al hiato.

 

El médico Patricio Silva Garín fue condenado a la pena efectiva de 10 años años de presidio mayor en su grado mínimo como autor del delito de homicidio y como coautores fueron sentenciados a la pena efectiva de 7 años de presidio mayor en su grado mínimo Luis Becerra Arancibia -chofer personal de Frei e informante de la CNI- y Raúl Lillo Gutiérrez, agente civil de la misma Central Nacional de Informaciones.

 

Por otra parte, Madrid condenó al médico Pedro Valdivia Soto a la pena efectiva de 5 años de presidio menor en su grado máximo por su responsabilidad como cómplice del mismo hecho, mientras que los tanatólogos Helmar Rosenberg Gómez y Sergio González Bombardiere deberán purgar penas de 3 años de presidio menor en su grado medio en calidad de encubridores, condenas que podrán cumplir mediante la remisión condicional.

 

 

Deja una respuesta