«Fuera las viejas fachas de San Antonio», rezaba uno de los volantes repartidos este sábado afuera del reconocido local Establecimientos Providencia en el sector de Llolleo en San Antonio. Con lo de «viejas fachas» los manifestantes que llegaron hasta ese lugar se referían a Patricia Maldonado, Raquel Argandoña y María Luisa Cordero, quienes presentaban allí su espectáculo «Las indomables».

 

Los sanantoninos autoconvocados que se hicieron presentes manifestaron su rechazo a la legitimidad pública y mediática de la que continúan gozando Maldonado y Argandoña, reconocidas defensoras de lo obrado por la dictadura cívico militar encabezada por Augusto Pinochet. Cabe recordar que la panelista del matinal de MEGA Mucho Gusto es reconocida igualmente por mantener una férrea amistad con quien fuera el jefe operativo de la Central Nacional de Informaciones, CNI, Álvaro Corbalán Castilla.

 

 

Foto: Facebook Radio de Acción

 

«Basta al pinochetismo trasnochado que sostienen personajes que hoy se presentan en este local, como Patricia Maldonado y Raquel Argandoña, que han expuesto en más de una ocasión ser férreas pinochetistas. Estas personas le hacen un mal a la sociedad, pues con esto legitiman todos los actos de lesa humanidad ocurridos durante la dictadura cívico militar en Chile y en especial en nuestro territorio», se lee en un comunicado difundido por los protestantes.

 

Cabe recordar que fue justamente en Llolleo, en el sector de Tejas Verdes, donde nació la temida Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) a cargo del criminal Manuel Contreras, lo que se tradujo en una sistemática y cruel violación de los Derechos Humanos de mujeres y hombres inocentes.

 

Junto con las pancartas que llevaron los manifestantes a la funa, también fue colgado un lienzo al costado del local Providencia con la consigna «No + cómplices del pinochetismo». Además, se repartieron flyer en donde luego del llamado «Fuera las viejas fachas de San Antonio», se interpelaba a los asistentes al espectáculo por legitimar y entretenerse con quienes han defendido un régimen como el de Augusto Pinochet.

 

Foto: Facebook Radio de Acción

 

La doctora María Luisa Cordero tampoco se salvó de la protesta, recordándose declaraciones públicas que ha realizado, las que han sido calificadas como racistas, homófobas y misóginas.

 

«Providencia igual pub Confetti»

 

La manifestación se realizó también en contra del local en donde se presentaban «Las indomables», Establecimientos Providencia, al cual se le comparó con el Pub Confetti, que durante la dictadura funcionó como lugar de encuentro nocturno del mundo de la farándula que adhería al régimen de Pinochet, y cuyo dueño era Jorge Pino, esposo de Patricia Maldonado. El recinto, ubicado en Avenida Apoquindo, era frecuentado nada menos que por agentes de la CNI, entre ellos Álvaro Corbalán, uno de los represores más emblemáticos y crueles.

 

De ahí que en uno de los carteles se leyera la frase «Establecimientos Providencia=Pub Confetti», en alusión al espacio que el recinto le continúa dando a las defensoras del peor período que ha conocido la historia de Chile en cuanto a violaciones de los Derechos Humanos.

 

Sergio Cáceres junto al vecino Carlos Rojas. Foto: Diario El Líder

Sin embargo, en la funa también se recordó un cuestionado episodio protagonizado en 2017 por el dueño del Providencia, Sergio Cáceres Meza, quien en septiembre de ese año denunció junto a un grupo de vecinos -a través de una carta enviada al diario local El Líder- que una residencia temporal de mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, en riesgo de vida -inaugurada en abril por la entonces ministra Claudia Pascual-, estaría ubicada “ilegalmente” en su barrio, el que según el Plano Regulador de la comuna sería de exclusivo uso residencial.

 

De acuerdo al reporte de El Líder, el argumento entregado por los vecinos era que la instalación de la residencia había «generado un aumento de la delincuencia en el sector y que baje la plusvalía de las viviendas aledañas”.

 

Junto con repudiar la indiferencia de los reclamantes respecto de la situación que viven las mujeres que han sido víctimas de violencia de género, las críticas apuntaron en ese momento también al mismo periódico, por revelar la ubicación del recinto y poner eventualmente en riesgo a quienes llegaron allí para buscar protección.

 

 

Deja una respuesta