El fin de semana pasado el ministro (s) del Interior, Rodrigo Ubilla, sostuvo en entrevista con el diario La Tercera que “algunos de los incendios que se han producido en el último tiempo están asociados al tema de la causa mapuche”. La grave acusación generó rechazo desde el mundo de los pueblos originarios y la jornada de este jueves fue la oportunidad para que el padre de Camilo Catrillanca, comunero asesinado por el Estado el pasado 14 de noviembre, se lo hiciera saber al Gobierno. Pero no solo eso, Marcelo Catrillanca fue más allá y denunció que con dicha tesis el Ejecutivo estaría intentando encubrir la responsabilidad que le cabe en los siniestros a las empresas forestales.

 

El padre del joven de 24 años baleado en un operativo policial en Ercilla llegó este jueves hasta la Intendencia de La Araucanía, donde se encontraba el Presidente Sebastián Piñera, quien está realizando una gira por la región en el marco de los incendios que la afectan. Marcelo Catrillanca consiguió entregar en ese lugar una carta al mandatario en donde rechaza el accionar del Gobierno y acusa que la visita de la primera autoridad «tiene por objeto encubrir la responsabilidad que tienen las empresas forestales en las actividades de monocultivos con especies invasivas como son el pino radiata y los eucaliptus», según consigna La Tercera. Ambas especies -se añade en la misiva- «son de alta combustión y constituyen una amenaza permanente para las comunidades mapuche y los habitantes de la región”.

 

Forestal CMPC, del Grupo Matte

Catrillanca profundiza en esta idea advirtiendo que «las empresas forestales realizaron sus actividades sin control, hasta forestaron el patio de las casas de sus vecinos, sean mapuche o no mapuche. Lo hicieron sin ninguna medida de prevención y sin ninguna medida de seguridad para la población, ni existen rutas de escapes en situación de catástrofes. A partir de esta situación se han producido los incendios del cual las empresas forestales y vuestro gobierno omiten las responsabilidades”.

 

En ese mismo contexto, el padre de Camilo Catrillanca rechazó rotundamente las acusaciones realizadas por Ubilla respecto a la supuesta autoría de miembros del pueblo originario en los incendios en la zona. «Los ministros que han venido acá, subsecretarios, nos han echado la culpa a nosotros de que estamos provocando incendios, cosa que nosotros como mapuche no tenemos responsabilidad (…) Nosotros no somos responsables de los incendios que posiblemente nos acusa el gobierno”, sostiene en la carta.

 

También Llaitul y Huilcamán

 

Marcelo Catrillanca se sumó así a lo ya expuesto por dos reconocidos líderes de la causa mapuche, Héctor Llaitul y Aucán Huilcamán. Junto con calificar las declaraciones del ministro (s) del Interior como «una estupidez», el primero de ellos señaló en entrevista con Radio Universidad de Chile que «si el señor Ubilla está hablando en esos términos es porque está haciendo una defensa irrestricta, casi corporativa, de las empresas forestales». Dicho esto, el vocero de la Coordinadora Arauco-Malleco añadió que los siniestros «se producen porque están los monocultivos forestales (…) la culpa es del empresariado, que tiene todo el territorio ancestral mapuche con plantaciones de pino y eucaliptus, que no tienen la salvaguarda para controlar los incendios forestales».

 

Aucán Huilcamán

Por su parte, Aucán Huilcamán, vocero del Consejo de Todas las Tierras, había señalado lo mismo semanas antes, cuando el Gobierno anunció que se decretaba ‘zona de catástrofe’ en La Araucanía por los incendios, lo que a juicio del líder indígena no era sino la oportunidad del Ejecutivo para militarizar la zona de conflicto entre el Estado y el pueblo mapuche.

 

En esa ocasión, Huilcamán apuntó que el problema estructural de los incendios en las regiones sureñas pasa por la continuidad del Decreto Ley 701. Este subsidio estatal a las empresas forestales -dictado en 1974 por Augusto Pinochet e implementado por su entonces yerno y director de Corfo, el ingeniero forestal Julio Ponce Lerou- ha sido duramente cuestionado por favorecer a las compañías pertenecientes a dos de los grandes grupos económicos de Chile, como son Matte (CMPC-Forestal Mininco) y Angelini (Celulosa Arauco).

 

“El ‘estado de excepción’ es una decisión de carácter bomberil del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, porque no resuelve las cuestiones de fondo, como es la vigencia del Decreto 701, que impulsó el desarrollo forestal a través de bonos. Mientras permanezca vigente, la región de La Araucanía estará en un contexto de amenaza permanente”, afirmó entonces el vocero del Consejo de Todas las Tierras.

 

 

Deja una respuesta