La mañana del pasado lunes 25 de febrero el pescador Juan Poblete encontró en la playa del balneario Juan López en Antofagasta un ejemplar de un delfín oscuro muerto en la orilla. Grabó el momento y su registro se viralizó.

 

El delfín fue entregado al Centro de Investigación de Fauna Marina y Avistamiento de Cetáceos (Cifamac) de Mejillones, organización que en conjunto con el Centro de Rescate y Rehabilitación de  Fauna Silvestre (CREA) de la región lo perició para indagar en las razones de su muerte. A través de su cuenta de Facebook, Cifamac entregó algunos antecedentes arrojados en esa labor, entre ellos que el animal presentaba sangre en sus oídos e intensa hemorragia interna, y que anduvo varios días desorientado y sin poder alimentarse. La razón habría sido una tronadura producida por la dinamita usada en ese balneario para la pesca del dorado. Algo que según detalla la agrupación provoca «una intensa explosión en el fondo marino, que no solo mata los peces, sino toda la fauna del ecosistema marino como este pobre delfín».

 

Ecólogo del CREA durante necropsia. Foto: Cifamac

En ese contexto, desde Cifamac interpelaron a las autoridades para que comience una investigación y se termine con este tipo de pesca, prohibido a nivel nacional e internacional.

 

Por otra parte, el pescador que encontró al delfín oscuro ya sin vida relató al canal de televisión Antofagasta TV una insólita situación que debió sortear antes de que el cetáceo llegara a manos de los especialistas del Cifamac. «Sabiendo que hay gaviotas, pájaros, perros, que podían dañarlo, vine y lo metí al agua -sabiendo que estaba muerto ya- con la esperanza de que la corriente se lo llevara. Y le conté a la gente que conocía de Juan López y estaban pensando en filetearlo, se lo querían comer», narró Juan Poblete.

 

 

Deja una respuesta