Hasta este viernes al mediodía dieron un ultimátum al Gobierno los manifestantes del sector de la cuesta La Dormida que desde el pasado martes mantienen tomada una torre de alta tensión del proyecto de carretera eléctrica Cardones Polpaico, exigiendo que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) paralice las obras .

 

Los comuneros de La Dormida, ubicada en el límite entre Til Til y Olmué, subieron a unos 40 metros de altura y de no ser respondida favorablemente su demanda señalaron que tomarán “medidas drásticas”.

 

«Les exigimos a las autoridades responsables dar solución a nuestro petitorio, de no ser así, mañana (viernes) a las doce del día tomaremos medidas drásticas. No queremos represión, queremos solución», declaró en conversación con Radio Bío Bío uno de los manifestantes.

 

La drástica decisión de los vecinos de La Dormida fue tomada -según argumentaron- luego de haber acudido a muchas otras instancias para lograr ser escuchados. Específicamente acusan que la empresa ISAInter Chile -a cargo del cuestionado proyecto- “continúa avanzando irregularmente” en dicha iniciativa.

 

Los manifestantes señalaron en una declaración pública que la compañía “ha ingresando a predios privados sin autorización, donde -entre otras nefastas acciones- intervino el relave abandonado de la mina La Ramayana, acción por la cual las aguas utilizadas por los comuneros están contaminadas y estos tóxicos podrían llegar hasta el Embalse Los Aromos que abastece de agua potable a varias comunas de la región”.

 

En este contexto, ISAInter Chile interpuso un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Valparaíso en contra de quienes resulten responsables por esta movilización.

 

 

Deja una respuesta