El Primer Juzgado Civil de Concepción condenó al fisco a pagar una indemnización de $10.000.000 por el daño moral causado por dos miembros de la Policía de Investigaciones (PDI) a un conductor involucrado en un accidente de tránsito con ambos. En el fallo se acogió la petición del demandante, Iván Oñate Allen, quien fue víctima de amenazas, persecución y agresiones de parte de la funcionaria policial Sofía Alarcón Pedrero y del subcomisario Mauricio Gaete Bustamante.

 

El hecho ocurrió el 15 de septiembre de 2016 en Concepción, cuando un leve pero confuso choque entre Oñate y la funcionaria de la PDI terminó en una acalorada discusión, luego de que la policía junto a su colega Gaete Bustamante -ambos sin identificarse como tales inicialmente- agredieran verbal y físicamente al conductor, amenazándolo también con sus armas de servicios y persiguiéndolo mientras conducía su automóvil.

 

«La actividad de los funcionarios de la Policía de Investigaciones de Chile al dar persecución, apuntar con un arma y agredir física y verbalmente al actor provocó el daño moral que se alega«, se lee en el fallo del juzgado penquista, en el que se específica que dicho daño consiste en «una profunda afectación psicológica, además de física, pues vio peligrar su vida al ser apuntado directamente en repetidas ocasiones con armas de fuego policiales, a la vez que era agredido física y verbalmente con un lenguaje vulgar y agresivo».

 

La resolución suma que todo ello ocurrió sin que la víctima haya «incurrido en algún acto que lo hiciera sujeto de un procedimiento policial de esa naturaleza y más aún cuando ese procedimiento se realizó de manera irregular y con una violencia totalmente injustificada; que producto de aquello, vio gravemente dañados su derecho a la integridad física y psicológica».

 

 

Deja una respuesta