Con el patrocinio del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), un trabajador trans de 24 años presentó una acción legal acusando transfobia en contra de la Isapre Colmena Golden Cross. Esto, debido a que la compañía -según denunció- consideró su transexualidad como una «enfermedad riesgosa» para los intereses de sus contratos.

 

De acuerdo a lo detallado por el Movilh, la Isapre ofreció al afectado rebajarle a un 25% la cobertura de un plan solo por ser trans y pese a tener rectificada su partida de nacimiento.

 

En el recurso de protección presentado por la abogada del Movimiento, Mónica Arias, se acusó que Colmena solicitó inicialmente al trabajador que consignara su transexualidad en el ítem de «otras enfermedades» para gestionar su solicitud de afiliación. La organización de la diversidad sexual relató que tras ello, y en un acto considerado «abiertamente transfóbico», Colmena rechazó en abril pasado la solicitud de filiación del trabajador argumentando que una persona trans trae consigo «un riesgo individual de salud». A cambio, añadió la jurista, «le ofrecieron la posibilidad de afiliación restrictiva por la ‘patología declarada’ (N.del.R.: la transexualidad) con un 25% de cobertura del total del plan al cual buscaba acceder».

 

El dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, calificó de «escandalosa e inmoral la política discriminatoria, ilegal y abusiva de Colmena, la cual considera que unas personas deben tener menos derechos en salud que otras solo por ser trans». «Esta barbaridad, que se sustenta en prejuicios e ignorancia y,  por cierto, en burdos intereses mercantiles, esperamos sea corregida por tribunales», agregó.

 

En tanto, la abogada Arias sostuvo que, además, en este caso Colmena olvidó que ante los ojos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la transexualidad no es una patología y que la Ley de Identidad de Género obliga a no tratar a las personas trans como enfermas. Más aún -precisó la abogada- cuando la identidad de género es una categoría protegida por la Ley Zamudio y por la Convención Americana de Derechos Humanos.

 

En ese contexto, concluyó la jurista, «Colmena transgredió así los derechos constitucionales de protección de la salud, de la integridad física y psíquica y de igualdad ante la ley».

 

 

Deja una respuesta