«Cualquier patipelado se siente con el derecho a insultar a alguien que trabaja en el servicio público», fue la frase que esta vez encumbró a la senadora y presidenta de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Jacqueline van Rysselberghe, al primer lugar de las tendencias en Twitter. En entrevista con 24 Horas la congresista se quejó de esa forma por los cuestionamientos que abundan en contra de la labor parlamentaria y los altos ingresos que estos perciben.

 

Una expresión que, por una parte, ha significado que se le recuerde a la presidenta de la UDI que ha sido imputada por posible cohecho y fraude al Fisco en el caso Asipes. Por otra, se ha traducido en una reivindicación de los sectores más postergados a los que hizo alusión la parlamentaria.

 

La reconocida periodista Mónica Rincón fue una de las que le respondió a Van Rysselberghe, recordandole que es justamente gracias a esos «patipelaos» que los parlamentarios como ella pueden tener los sueldos que reciben a fin de mes.

 

 

Desde el Congreso la respuesta más dura vino del diputado humanista Tomás Hirsch, quien señaló en un punto de prensa en el Parlamento que «más vale patipelao honrado que senadora con zapatos de cocodrilo y corrupta». En ese sentido, el frenteamplista añadió que «hoy día es inaceptable una senadora que ha recibido fondos, recursos para legislar o más bien que le han mandado redactado los proyectos para legislar a favor de las pesqueras».

 

 

Deja una respuesta