A través de su cuenta de Facebook, un periodista y usuario de la red social que fue testigo de un brutal accionar de Carabineros durante la jornada de este jueves, denunció el hecho que -según asegura- terminó con al menos 15 niños de una sala cuna intoxicados tras recibir una bomba lacrimógena de parte de Fuerzas Especiales. 

 

El recinto afectado fue la sala cuna Renacer, ubicada en la esquina de la calle Cienfuegos con el pasaje Vicente Huidobro, en Santiago. De acuerdo al relato de José Gabriel Condorcanqui, fue un mayor de Carabineros quien lanzó la bomba lacrimógena, para luego de huir del lugar.

 

 

El uniformado fue interpelado tanto por el periodista como por una de las educadoras de la sala cuna, sin embargo, este se negó a responder. «Solo se montó en el bus con su personal y abandonó en el lugar a los niños encerrados», relata José Gabriel, quien también compartió imágenes de lo ocurrido.

 

Junto con ello, señala que pidió a los carabineros realizar una evacuación ante el delicado estado de los pequeños, lo que fue ignorado por los funcionarios de Fuerzas Especiales.

 

El denunciante -rescatista de formación- narra que ante este escenario decidió prestar ayuda y entregar los primeros auxilios a los infantes y a los funcionarios adultos de la sala cuna. «Felizmente logramos tranquilizar a los pequeños y pude realizar un lavado ocular y de rostro con el material del que dispongo (suero fisiológico)», apunta.

 

 

«Los niños quedaron bien, pero gracias a Carabineros de Chile y su enorme falta de profesionalismo, quedarán con un trauma debido al momento que les hicieron vivir», concluye José Gabriel en su relato.

 

Deja una respuesta