La agencia meteorológica Meteo France extendió hoy de 59 a 81 los departamentos bajo alerta naranja por la segunda ola de calor en menos de un mes, durante la cual se pudieran batir récords de temperatura.

 

En la Francia metropolitana solo 15 territorios no se encuentran bajo el segundo nivel más alto de vigilancia, que pide a la población estar atenta ante la posible ocurrencia de ‘fenómenos peligrosos’ y seguir los consejos de las autoridades.

 

Para este martes se prevé la primera jornada con temperaturas de 40 grados centígrados y más, lo cual ocurrirá también mañana y el jueves, con pronósticos de nuevos valores históricos en esta capital, Nantes, Burdeos y otras localidades.

 

A medida que aumenta el calor crecen los llamados a las personas a no hacer ejercicio físico fuerte, permanecer hidratado, no salir de casa en las horas más calurosas y atender a los seres humanos particularmente sensibles, entre ellos los ancianos y los enfermos.

 

El país sufrió a finales de junio una canícula que disparó los termómetros en varias ocasiones hasta los 44 grados en zonas del sur, marcando 46 en Verargues para dejar atrás el anterior récord absoluto de Francia (44,1).

 

La ola de calor genera preocupación y recuerda a muchos la ocurrida en 2003, cuando murieron 15 mil seres humanos.

Según el especialista de Meteo France Frederic Nathan, la buena noticia es que el episodio canicular no durará mucho, solo hasta el viernes, aunque será bien intenso.

 

Entrevistado por el portal Franceinfo, el experto reiteró el vaticinio de que las temperaturas pasarán los 40 grados centígrados, y en algunos lugares subirán a niveles nunca antes vividos.

 

Ya vimos ayer nuevos récords de temperatura en la noche, 24,8 grados en Burdeos y 24,6 en Toulouse, subrayó.

 

Fuente: Prensa Latina