Los efectos devastadores de la crisis climática se hacen sentir hoy en todo el mundo, así alertó el secretario general de la ONU, António Guterres, y pidió una acción urgente para detener esa tendencia.

 

Este asunto genera gran preocupación en ONU, que convocó para septiembre próximo una Cumbre de Acción Climática, a la cual los líderes de todo el mundo deben llevar propuestas de acciones concretas.

Desde el Pacífico hasta el Caribe y el este de África, he visto cómo personas de todo el orbe están experimentando los efectos devastadores de la crisis climática, escribió Guterres en su cuenta oficial en Twittter y compartió la convocatoria al evento sobre el tema en septiembre.

 

‘Todos nosotros tenemos un papel importante que desempeñar’, añadió.

 

Esta semana, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) expresó alarma por la ola de calor con níveles récords históricos que registra Europa, y los expertos señalan como uno de los efectos del cambio climático.

 

Las intensas y extensas olas de calor llevan la firma del cambio climático provocado por el hombre, en línea con los descubrimientos científicos, indicó la portavoz de la OMM, Claire Nullis.

 

Si las emisiones de efecto invernadero continúan aumentando, para mediados de siglo las temperaturas promedio de verano podrían ser hasta 4,5 grados más altas que ahora, observó.

 

De hecho, añadió, se espera que el 2019 esté entre los cinco años más cálidos registrados en la historia a causa del cambio climático.

 

Por segunda vez en menos de un mes una ola de calor generalizada afectó a Europa dejando innumerables récords de temperaturas máximas y mínimas, interrupciones del transporte e infraestructura y estrés en la salud de las personas y el medio ambiente, reporta el sitio oficial de noticias de la ONU.

 

De acuerdo con los especialistas, la ola de calor en Europa es causada por el aire caliente proveniente del norte de África y España.

 

La ola de calor de julio sigue a otra inusualmente temprana y excepcionalmente intensa en junio, que estableció récords de temperatura en Europa y aseguró que junio fuera el más caluroso registrado en el continente, con una temperatura promedio de 2 grados Celsius por encima de lo normal.

 

El director del Departamento de Clima y Agua de la OMM explicó que las olas de calor son consistentes con el hallazgo científico que muestra eventos de calor más frecuentes, prolongados e intensos, pues las concentraciones de gases de efecto invernadero llevan a un aumento de las temperaturas.

 

Por su parte, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático en su informe de 2018 indicó que la limitación del calentamiento a 1,5 grados Celsius en lugar de 2 grados podría resultar en 420 millones de personas menos expuestas a fuertes olas de calor.

Fuente: PL