La creciente escasez de agua afecta hoy a 17 países concentrados en Medio Oriente y África del Norte, cifra que representa la cuarta parte de la población mundial, según el Instituto de Recursos Mundiales.

 

Los investigadores de esa institución afirmaron en un informe que las extracciones del preciado líquido se multiplican en todo el planeta, en particular en esas regiones donde la mayoría de las naciones se encuentran en niveles extremadamente altos de estrés hídrico.

Con la crisis climática esos 17 países, que albergan a una de cada cuatro personas en el mundo, consumen más del 80 por ciento de su agua disponible cada año, lo que a su vez aumenta el riesgo de conflictos y la amenaza para los usuarios agrícolas, industriales y domésticos que dependen de ella.

 

De acuerdo con el Instituto de Recursos Mundiales del total de naciones en estrés hídrico 12 están en Medio Oriente y África del Norte, lo cual puede exacerbar tanto la migración como el conflicto, ya que el agua es actualmente una fuente de tensión creciente y de violencia en esas regiones.

 

El informe explica que las extracciones de agua en todo el mundo se han más que duplicado desde la década de 1960, debido a la creciente demanda y los efectos del cambio climático, y advierte que esta tendencia no muestra signos de desaceleración.

 

Agrega que atualmente existen 44 países que enfrentan niveles altos de estrés, ya que extraen un promedio de 40 por ciento de la oferta disponible cada año.

 

El Instituto de Recursos Mundiales afirmó que el estrés hídrico afecta en todas las sociedades y economías, y alertó que la situación puede empeorar por el incremento poblacional, el desarrollo socioeconómico y la urbanización al elevar la demanda de agua.

 

Asimismo, sugiere aumentar la eficiencia agrícola, invertir en infraestructura para tratar, reutilizar y reciclar las aguas residuales con el fin de generar una nueva fuente.