En la tarde de este lunes se concretaría la llegada a Chile del ‘comandante Ramiro’ del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), Mauricio Hernández Norambuena,  luego de que Brasil -donde se encuentra preso desde el año 2002- decretara su extradición a nuestro país. 

 

Una noticia que podría haber sido bien recibida por sus familiares en Chile, sin embargo, estos han manifestado su rechazo a la extradición por un asunto de esencial importancia. Ocurre que -como señala su entorno- la ejecución de su traslado a nuestro país fue condicionada en 2003 por la Corte Suprema de Brasil a la reducción de las dos cadenas perpetuas que Norambuena tiene de pena en Chile a un máximo de 30 años de prisión. Esto, teniendo como fundamento la Constitución de esa nación, su nueva ley de inmigraciones de 2017 y los tratados internacionales sobre extradición.

 

 

Sin embargo, los familiares advierten que «Chile, en todos estos años, nunca se ha pronunciado sobre esta condición impuesta por la Corte Suprema de Brasil, manteniendo la condena de Mauricio a dos cadenas perpetuas». No obstante ello, apuntan que «desde marzo el Estado brasileño ha expresado su intención de extraditarlo».

 

En este contexto, denuncian que de concretarse la extradición del comandante del FPMR «el Estado brasileño -a través del Ministerio de Justicia y la Policía Federal- estarán cometiendo una ilegalidad, violando flagrantemente no sólo la Constitución Federal, sino también una decisión de la Corte Suprema de Brasil (STF), la Ley de Migración y los Acuerdos de Extradición del Mercosur, firmados por Chile y Brasil». «Nuestro país se hace cómplice de esta arbitraria decisión del gobierno de Bolsonaro», concluyen. 

 

 

Deja una respuesta