Este miércoles en una conferencia de prensa Karina Espinoza, ingeniera en prevención de riesgos que trabaja en la división Ventanas de Codelco, en la Región de Valparaíso, entregó su testimonio sobre un episodio de contaminación ocurrido el 26 de julio recién pasado y denunció que tras dar cuenta de él ha sido amenazada y perseguida.

 

La mujer relató que como trabajadora de la empresa Mecsa Ingeniería Ltda. fue enviada a Codelco para realizar labores de estandarización al interior de la planta de ácidos. En ese contexto, dijo que alrededor de las 16:00 horas del 26 de julio «se produjo una fuga desde uno de los reactores del tal magnitud que creí que se trataba de un incendio». «Active los protocolos, evacué a los 24 trabajadores y di aviso al jefe de turno, Juan Rodríguez. Él me aclaró que era una filtración de Trióxido de Azufre (SO3) y me dice que las máscaras que tenemos no nos sirven para esa emisión. Mi administrador de contrato, José Luis Figueroa, resuelve enviarnos a los domicilios», narró Karina.

 

Luego agregó que al regresar a la división Ventanas el lunes 29 «la fuga seguía de la misma magnitud y la Gobernación activó la alerta ambiental, pues había un pick de 1.4 mg. Ese día un grupo de fiscalizadores de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) llegaron hasta la planta y los llevaron a los convertidores Teniente y Smith, y a recolectores de gases, siendo que la fuga era de uno de los reactores en la planta de ácidos».

 

Captura corto «Vacaciones en una termoeléctrica» de Mafi.tv

 

La prevencionista de riesgo prosiguió señalando que «la fuga continuó y nos querían hacer laborar igual, y yo con vehemencia les dije que no iba a permitir que nadie trabajara en esa área contaminada. Recién el 31 de julio ingresaron unos trabajadores a hacer las reparaciones, no lo hicieron antes para ‘no detener el proceso’».

Las represalias

 

Desde entonces, Karina dice que ha recibido advertencias «de José Luis Figueroa; del gerente de prevención, Roberto Maldonado, y del gerente general, José Sanhueza». Junto con ello apunta que ha sido víctima de «amenazas de querella porque dicen que yo grabé el video que salió en la prensa y yo no fui».

 

No solo eso. Acusa que se ha presionado a su empresa (Mecsa) para que sea removida o se haga un enroque. «Me consideran muy ‘vehemente’ para hacer mi trabajo. Hasta la fecha no he podido volver a Codelco porque estoy bloqueada», concluyó la trabajadora.

 

 

La mujer fue acompañada durante la conferencia de prensa por el senador PPD Guido Girardi, quien declaró que «el Gobierno debe proteger la salud de la población y no el funcionamiento a toda costa de empresas irresponsables e inmorales, cuyos gerentes persiguen a quienes cumplen con la ley y defienden la salud de sus pares». «Esas son prácticas mafiosas», espetó el parlamentario.

 

 

Deja una respuesta