Jair Bolsonaro, declaró a la prensa, en medio de los incendios en la Amazonía, que no habrá más reservas indígenas durante su mandato porque hay «mucha tierra y pocos indígenas», dentro del marco de su política que permite en reservas naturales y ambientales la explotación de la minería y el agronegocio.

 

El mandatario brasileño espera un apoyo en las próximas horas del presidente de EEUU, Donald Trump, y manifiestó querer retomar el diálogo con la canciller alemana, Angela Merkel. En cuanto a Emmanuel Macron, presidente de Francia, expresó que sólo se comunicará con él cuando rectifique sobre el «concepto de soberanía internacional de la Amazonía».

[themoneytizer id=»35731-28″]

 

En cuanto al combate a los incendios, la policía detuvo a un empresario agrícola acusado de ser responsable por deforestar una gran reserva ambiental del estado amazónico de Pará,aproximadamente, unas 5.500 hectáreas, durante estos últimos meses, donde hubo contratado a pandillas juveniles para amenazar a los fiscales de las instituciones encargadas de vigilar el medio ambiente.

 

La información oficial sobre el combate a los incendios, no ha sido muy clara ni ordenada. Los datos más gráficos sobre el fuego en la Amazonía brasileña, en el mes de agosto, con incendios causados a propósito por hacendados contra bosques protegidos, fueron emitidos por el Instituto Nacional de Pesquisa Espacial (INPE).

 

Durante 28 días del mes de agosto, el INPE fue la institución que mostró imágenes donde se registraron 28.104 focos de quemas, de las cuales 23% fueron en unidades de conservación y 4% en territorios indígenas, siendo que en el mismo período de 2018 los terrenos quemados fueron 7.974.

 

Bolsonaro se dirigió a los medios y ratificó su enfrentamiento con Macron y también mantuvo su línea histórica frente a las reservas indígenas y por tercer día consecutivo, Bolsonaro criticó las leyes de reservas indígenas, que representan el 14% del territorio nacional y están contempladas en la Constitución.

 

El Jefe de Estado Brasileño, señaló «Mi decisión es no demarcar más tierras para los indígenas y quellas que fueron demarcadas en forma irregular serán revisadas». «Los indígenas quieren integrarse a la sociedad», Mantuvo Jair Bolsonaro.

 

«Es mucha tierra para pocos indígenas (con casi 1 millón en Brasil) y sin lobby. ¿Cuál es el interés detrás de eso?», indicó Bolsonaro, quien volvió a insistir y a acusar a supuestas entidades ambientalistas (ONG) que utilizarían las tierras indígenas, más allá del interés brasileño.

 

Por otro lado, la policía de Pará detuvo en la ciudad de Goiania al empresario de la empresa Fazenda Ouro Verde José Brasil de Oliveira, quien «Está acusado de deforestar el equivalente a 6 mil estadios Maracaná en el Área de Protección Ambiental en Sao Felix do Xingú, sur del estado de Pará donde según la fiscalía el 10 de agosto hacendados bolsonaristas festejaron el «Día del Fuego» incendiando campos y bosques contra las multas de órganos ambientales.

 

El Empresario detenido está acusado de usar a pandillas juveniles contra funcionarios de los institutos ambientales IBAMA y CMBIO, entidades que fueron reducidas en sus capacidades operativas debido a los ajustes económicos emprendidos por la administración de Bolsonaro, iniciados el mes de enero.

[themoneytizer id=»35731-1″]

 

Bolsonaro, dijo que se encuentra esperando «novedades» de Trump, quien ha recibido fuera de agenda al canciller brasileño, Ernesto Araújo y al diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente , quien por cierto va recomendado para ser embajador de Brasil, en Washington.

Fuente: Aporrea.org

Deja una respuesta