La ministra de la Corte Suprema Ángela Vivanco expuso en el seminario «Discurso de odio en el contexto de las redes sociales y los dispositivos móviles», enfatizando que los discursos de violencia no deben ampararse bajo el respeto de la libertad de expresión.

 

«Este es un gran desafío. Cuando nosotros hablamos de discurso de odio estamos hablando de expresiones que son fundamentalmente violentas, que las personas no lo hacen por casualidad ni por libertad de opinión, sino directamente para atacar a otros, ya sea a ciertas personas, grupos raciales, étnicos, religiosos, políticos, etc. En consecuencia, son manifestaciones y expresiones que tienen una intencionalidad muy negativa   que se pueden traducir en convocar a agredir violentamente a las personas en actos materiales o violencia sicológica discriminando, excluyendo. Ese es el gran tema del discurso del odio», explicó.

 

La ministra determinó las diferencias entre lo aceptable y no en una sociedad tolerante: «Una de las grandes tareas de las sociedades democráticas y tolerantes es evitar, prevenir, sancionar el discurso de odio y, por otra parte, preservar la libertad de expresión porque cuando uno emite opiniones pueden ser desagradables, ácidas, críticas, pero no es lo mismo que discurso de odio».

 

Frente a la labor de los tribunales de justicia en esta materia, la autoridad judicial resaltó la importancia de una legislación completa para que evite incertezas: «Cuando se legisla en esa materia y Chile está haciendo un importante esfuerzo hay que distinguir una cosa de la otra para que se separe la sanción y prevención del discurso del odio y la preservación de la libertad de expresión  y que eso también sea un insumo importante para que los tribunales administrando justicia interpreten adecuadamente la ley y dejen fuera de lo aceptable a aquellos que usan la violencia para efectos de denostar y atacar a otros ya que genera incerteza y vulneración que es todo aquello que el estado de derecho busca evitar y prevenir».

 

Este encuentro fue inaugurado por el rector de Universidad Católica, Ignacio Sánchez y por la Embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg, quienes resaltaron la importancia de reflexionar sobre la incivilidad, sus alcances y cómo debemos abordar este tema a futuro.

 

 

 

Deja una respuesta