El ministro en visita en causas de derechos de la Corte de Apelaciones de Valparaíso,  Jaime Arancibia Pinto, sometió a proceso a once miembros de Armada y Carabineros en retiro por su responsabilidad en secuestro con grave daño y detención ilegal de Gladys Závala Nuñez, adolescente de 15 años a la época de los hechos, detenida a partir de febrero de 1974.

 

 

El magistrado encausó a Juan de Dios Reyes Basaur, Valentín Riquelme Villalobos, Alejo Esparza Martínez, Héctor Santibáñez Obreque, Jaime Lazo Pérez, Ricardo Riesco Cornejo y Eduardo Nüñez Contreras cono autores de secuestro con grave daño y aplicación de tormentos. En tanto, Patricia del Carmen Orellana Alvarado fue procesada como cómplice de secuestro con grave daño y aplicación de tormentos y  Marcelo Vargas Goas, Héctor Tapia Olivares y Sergio Hevia Febre fueron procesados como autores de detención ilegal

 

En esta etapa procesal se logró establecer que:

 

«Conforme a los antecedentes pormenorizados precedentemente se ha podido establecer que en el marco de la activación del Plan de Seguridad Interior para la región de  Valparaíso,  más comúnmente denominado «Plan Cochayuyo», y que comenzó en la madrugada del 11 de septiembre de 1973, el Estado Mayor del Comandante en Jefe de la Primera Zona Naval asumió la obligación de su implementación, teniendo a su disposición para tal efecto al personal de las Fuerzas Armadas, de Carabineros y de la Policía de Investigaciones del CAJSI PRIZONA (Comandancia del área jurisdiccional de seguridad de la Primera Zona Naval)», dice la resolución.

 

Agrega que: «Este personal conformó grupos operativos encargados de perseguir a las personas contrarias al régimen militar imperante en la época, contando para ello con recursos materiales imperante en la época contando para ello con recursos materiales y humanos, lugares de detención, vehículos, armas, entre otros, dentro de organizaciones jerarquizadas y de mando, dedicadas a las actividades que permitieron la ocurrencia de los delitos que se han denunciado precedentemente»

 

Además se considera que:  «Estas órdenes eran ejecutadas al margen de la legalidad, amparando y justificando la comisión de ilícitos, como detenciones ilegales, allanamientos de morada, aplicación de rigor innecesario, privaciones de libertad de personas por largos periodos de tiempo en lugares no autorizados, y la aplicación de tormentos físicos y psicológicos, los que eran llevados a cabo sin dejar rastros o pruebas, atendida la materia investigada y las personas involucradas»

 

«En febrero de 1974 –continúa la resolución- la víctima de autos es fuertemente buscada por agentes del Estado vestidos de civil, quienes allanaron su domicilio en Valparaíso y amenazando de muerte a los demás miembros de su familia en caso de que ella no apareciera la próxima vez que estos agentes volvieran a buscarla.  Por ello, Zavala Nuñez es devuelta por su familia a Valparaíso con la esperanza  de que al  momento en que sus aprehensores vieran que era una menor de edad desistieran de una posible detención»

 

«Al día siguiente de su vuelta a Valparaíso, Gladys Zavala Núñez es tomada detenida en su domicilio junto a su hermana Georgina por dos hombres vestido de terno y corbata siendo sacada de la casa con su rostro tapada y siendo subida a un vehículo que la trasladó al cuartel Silva Palma, ubicada en la misma ciudad»

 

«En dicho lugar, es fichada, fotografiada y dejada en una habitación con más detenidos, permaneciendo ahí por 4 días, durante los cuales fue objeto de interrogatorios, los que versaban principalmente sobre ubicación de armas, de golpes, privación de alimentación y del sueño, amenazas a la integridad de otros miembros de su familia, y objeto de un maltrato relevantes y permanente», concluye.

 

Deja una respuesta