Un «18» de septiembre para nada festivo probablemente pasaron las autoridades de gobierno de Aysén, esto luego de que se hayan denunciado dos graves hechos que habrían ocurrido el pasado 12 de septiembre y que tienen como protagonistas a funcionarios de Sebastián Piñera en esa región sureña.

 

Por una parte, el gobernador de la provincia de Capitán Prat, el UDI Luis Báez Chavarría, fue denunciado ante la Brigada de Delitos Sexuales de la PDI por una funcionaria pública por un abuso sexual que habría ocurrido en la Tenencia de Carabineros Hernán Merino, ubicada en la localidad fronteriza con Argentina de Candelario Mansilla. Dos días después del incidente, la autoridad regional renunció a su cargo.

Ex gobernador Luis Báez

 

El hecho habría tenido ocasión durante un asado de camaradería realizado en la Tenencia -que es utilizada por delegaciones oficiales para alojar durante sus visitas al sector fronterizo-, el que contó con la presencia de seremis y funcionarios de gobierno.

 

Pero hay otro antecedente. Ha trascendido que los hechos denunciados tuvieron lugar luego de la ingesta de alcohol por parte de los asistentes al mencionado asado de camaradería. Un hecho que ya está siendo investigado por Carabineros, institución que facilitó el espacio a las autoridades.

 

De acuerdo a lo que publica este lunes El Diario de Aysén, fuentes al interior del gobierno regional aseguraron al medio que fue el propio seremi de Agricultura, Felipe Henríquez Raglianti (RN), quien habría provisto las bebidas alcohólicas que ese jueves 12 se consumieron en el recinto policial.

 

Seremi Felipe Henríquez

Citado por el mismo medio, Henríquez ha asegurado que es «absolutamente falso» que él haya llevado vino al cuestionado encuentro, negando en un primer momento que se haya consumido ese tipo de alcohol durante la cena. «Yo no sé de dónde usted saca la información que había vino», le respondió a El Diario de Aysén.

 

Sin embargo, luego de que se le hiciera ver que había sido el propio presidente de su partido en esa región, Harold Gillibrand, quien reconoció que sí existió dicho consumo, el seremi de Agricultura no tuvo más alternativa que decir la verdad: «Hubo una cena, y en esa cena se comió carne, ensaladas, papas, y se sirvieron unas copas de vino. No más que eso», señaló.

 

 

Deja una respuesta