El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunció este miércoles que la sección chilena de AIDS Healthcare Foundation (AHF) habría incurrido en una acción de discriminación contra mujeres que desean practicarse el test rápido de VIH, además de -según denuncian- interferir en la independencia de las organizaciones sociales.

 

La agrupación de la diversidad sexual señaló que habían firmado un convenio con AHF que les iba a permitir aplicar test gratuitos de VIH hasta diciembre de 2020. Sin embargo, añaden que «la entidad terminó unilateralmente el convenio con nuestra organización, acortándolo hasta septiembre del 2019, solo porque aplicamos el test a mujeres y porque somos independientes y autónomos desde el punto de vista político», según sostuvo el encargado del área de Salud del Movilh, Diego Ríos.

 

El dirigente detalló que en una conversación telefónica el representante de AHF-Chile, Leonardo Arenas, «nos dijo que el convenio se terminaba anticipadamente porque estábamos aplicando el test gratuito a mujeres, señalando que solo era para hombres». Junto con ello, Ríos sumó que Arenas sostuvo «que no compartían la manera cómo nos relacionábamos con las autoridades estatales, inmiscuyéndose así en nuestra autonomía política y de alianzas, algo totalmente ajeno al convenio que firmamos y a los fines que esta fundación internacional dice perseguir».

 

 

Ante esto, el Movilh declaró que «no aceptaremos, ni toleraremos la discriminación política o por sexo, menos en un tema tan sensible como el VIH». «AHF-Chile pretendía que incurriéramos en abusos y en ilegalidades al exigirnos discriminar a  mujeres para el acceso a un servicio, lo que rechazamos tajantemente. Las mujeres también necesitan aplicarse el test del VIH, no podíamos bajo ningún punto de vista ofrecer un servicio solo para hombres, eso es ilegal», apuntó la colectividad.

 

El movimiento LGBTI acusó entonces una «irresponsabilidad en la prevención del VIH» de parte de la Fundación. Esto, argumentaron, «porque de un universo de 837 test que hemos aplicado, 26 resultaron positivos; de estos, 3 correspondían a mujeres. Las mismas mujeres a las cuales AHF nos exigió que no atendiéramos y que, de haber aceptado tal ilegal exigencia, no sabrían que son VIH positivas». En ese sentido, Movilh advirtió que se trata de «cifras altas de VIH positivo, muy superiores a las pesquisadas por el propio Estado».

 

«Todo este esfuerzo preventivo se ve ahora dinamitado por una Fundación que paradojalmente dice promover la prevención del VIH, pero que ahora termina un convenio que atiende a más de 150 personas mensuales solo porque no aceptamos la discriminación política, ni menos por sexo», agregó la agrupación de la diversidad sexual.

 

En este contexto, la organización apuntó que por ahora suspenderán la aplicación del test y que están buscando ayuda en el Ministerio de Salud para continuar con su realización.

 

 

Deja una respuesta