Entre el pasado 29 de septiembre y el 1 de octubre la comunidad judía en Chile celebró el Rosh Hashana, su Año Nuevo. Como suele ocurrir con las festividades en general, estas se asocian a algunos alimentos y platos por su simbolismo, y en el caso de los judíos destaca la miel dentro de las preparaciones dulces que abundan.

 

Es probablemente por ello que la Comunidad Judía de Chile decidió enviarle a distintas personalidades una suerte de obsequio, un tarro de miel.

 

Dentro de los receptores estuvo el diputado de Convergencia (Frente Amplio), Gabriel Boric, cuya miel venía acompañada de un mensaje en donde la Comunidad Judía de Chile reafirma un supuesto «compromiso con la construcción de una sociedad más inclusiva, solidaria y respetuosa».

 

Tras ello, Boric decidió difundir una imagen del mensaje, destacando el supuesto compromiso de dicha comunidad, y aprovechó de enviarles un mensaje en el marco de las sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos que Israel comete en contra del pueblo de Palestina. «Agradezco el gesto, pero podrían partir por pedirle a Israel que devuelva el territorio palestino ilegalmente ocupado», les espetó el parlamentario.

 

 

 

 

Deja una respuesta