En un fallo unánime, la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la sentencia del ministro en visita Mario Carroza que condenó al oficial de Ejército (r) Orlando Carter Cuadra a 10 años y un día de presidio, esto por su responsabilidad en los homicidios calificados de los dirigentes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) Bautista Van Schouwen Vasey y Patricio Munita Castillo, crímenes ocurridos entre el 13 y 14 de diciembre de 1973.

 

Ambos dirigentes fueron detenidos en el Convento de los Padres Capuchinos en Santiago, donde habían buscado refugio en los meses posteriores al golpe de Estado, y asesinados con múltiples heridas a bala recibidas por la espalda. Los proyectiles fueron percutados por una patrulla militar comandada por el condenado Carter Cuadra, que en la época era teniente de Ejército, e integrada por un suboficial y dos conscriptos.

 

Bautista Van Schouwen

 

En ese sentido, en el fallo se establece que «Carter Cuadra dio la orden de dispararles al cuerpo y darles de baja, lo que fue corroborado por los integrantes de la patrulla César Góngora y Jaime Campos Encina».

 

Tras la ejecución, los cuerpos de Van Schouwen y Munita fueron inhumados ilegalmente en el Patio 29 del Cementerio General y posteriormente exhumados e incinerados en los crematorios del camposanto.

 

En el aspecto civil se condenó al Fisco a pagar $440.000.000 a los familiares de las víctimas.

 

 

Deja una respuesta