En una sesión extraordinaria llevada a cabo el pasado 7 de agosto, el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) rechazó una importante solicitud realizada por un grupo de senadores de la Unión Demócrata Independiente (UDI). Pedían que se excluyera de un decreto de declaratoria de Monumento Nacional, en la categoría de Monumento Histórico, a los sitios de memoria Retén de Carabineros Neltume y Campamento 8-3 del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro, pertenecientes al Complejo Forestal y Maderero Panguipulli.

 

En su petición, los parlamentarios pinochetistas -entre ellos Ena Von Baer, Jacqueline van Rysselberghe e Iván Moreira– argumentaban que dicha declaratoria reivindicaría «el legado y lucha armada de los antiguos grupos revolucionarios y anti sistémicos de la época».

 

En ese sentido, añadían que incluir a estos recintos en la declaratoria enaltecería a «un movimiento (MIR) que promulgó y propició la vía y la lucha armada, incluso desde antes del quiebre de nuestra democracia en 1973». Una situación que -a su juicio- se traduciría en «un mensaje profundamente errado y contradictorio» del CMN.

 

La respuesta del Consejo es contundente y les expone a los congresistas de extrema derecha que la declaratoria impugnada por ellos «no constituye en caso alguno una exaltación del uso de la violencia política».

 

 

Deja una respuesta