Analista advierte: Es probable que Chile pronto entre en la categoría de Estado pretoriano

En la historia del país, el sistema político chileno ha tenido las características de un Estado pretoriano en dos importantes periodos de la historia nacional. Primero Chile fue un Estado pretoriano desde mediados de la década de los años 20 del siglo XX y este tipo de estado duró hasta el comienzo de la década de los años 30 del mismo siglo. En este periodo de siete años, Chile fue gobernado por sus fuerzas armadas. A partir del derrocamiento del presidente Arturo Alessandri Palma en septiembre de 1924, Chile pasó a ser un Estado pretoriano y este régimen político duró hasta el fin del gobierno del general Ibáñez en 1931. Este pretorianismo tuvo características izquierdistas. El país abandonó el corrupto modelo liberal implantado en la corrupta segunda república liberal que gobernó Chile entre 1891 y 1919.

 

El Estado pretoriano y con ideología de clase media que se inició a mediados de la década de los años 20, tuvo marcadas características de la ideología de la izquierda radical. Es decir, fue una ideología estatista, altamente intervencionista en la sociedad y en la economía. El Estado se consolidó y agrandó; y al mismo tiempo se hizo más potente e intervencionista  y así actuó activamente en la reactivación de la economía nacional. Fue gracias a esta intervención que se crearon cientos de instituciones estatales destinadas a dar vitales servicios públicos a la ciudadanía, muy particularmente a la clase media y el proletariado políticamente organizado.

 

El segundo periodo pretoriano en la historia chilena se inició en 1973 y duró hasta el año 1989. De esta forma Chile fue un Estado pretoriano durante 16 años. Durante este periodo el Estado chileno implementó la ideología neoliberal. La administración pública fue drásticamente reducida y las empresas estatales prácticamente desaparecieron. Ellas, prácticamente, se regalaron al sector privado. De esta forma muchos servicios públicos, ahora empresas privadas, pasaron a ser manejadas por la oligarquía nacional.  Ellas pasaron de organizaciones destinadas a atender las necesidades de la población a ser organizaciones privadas destinadas a obtener el máximo lucro y ganancia para una pequeña clase propietaria y burguesa. Todo este enorme cambio fue así en beneficio del capital tanto chileno como extranjero. De esta forma se privatizó la salud, la educación, las pensiones, el transporte público, el agua y cientos de otros servicios públicos básicos esenciales para la ciudadanía. Naturalmente este nuevo gobierno pretoriano rechazó el radicalismo y el socialismo democrático y se amarró con mucha fuerza a la nueva ideología neoliberal. El país también se transformó en un verdadero laboratorio donde se experimentaron y probaron una enorme cantidad de políticas públicas de carácter neoliberal. Fue así como Chile se transformó en un modelo político y socioeconómico y que gracias a la supremacía e intervencionismo estadounidense, se aplicó después al resto del continente latinoamericano.

 

 

En ambos gobiernos de tipo pretoriano, los militares chilenos tomaron la dirección y control del país. Esto fue en gran parte debido a que los líderes políticos civiles fracasaron rotundamente en sus esfuerzos por enfrentar con éxito las dos grandes crisis económicas y sociales que les cayeron encima. En el caso del derrocamiento del presidente Alessandri Palma en el año 1924, la gran crisis económica fue provocada por los efectos desestabilizadores que se desencadenaron al fin de la 1ª guerra mundial. Esta guerra liquidó el principal negocio de exportación de Chile, es decir el salitre. Es necesario recordar que científicos alemanes inventaron el salitre sintético en 1914. Este descubrimiento trascendental en pocos años liquidó la economía chilena, y el país entró en crisis política cuando el gobierno civil del presidente Alessandri fue reemplazado por un gobierno militar en 1924.

 

[themoneytizer id=»35731-28″]

 

El segundo periodo pretoriano se inició con el gobierno del general Pinochet. Las acciones desestabilizadoras de la economía y sociedad chilena fueron iniciadas por el presidente de Estados Unidos Richard Nixon en 1970. Esta devastadora intervención estadounidense se incrementó exponencialmente a partir del año 1972. Chile fue ahogado económicamente por las acciones punitivas del gobierno estadounidense. La crisis económica finalmente provocó el golpe de Estado dirigido por el general Augusto Pinochet a partir del 11 de septiembre de 1973. En ambas oportunidades los gobiernos civiles de los presidentes Alessandri y Allende, fueron incapaces de resolver rápidamente los graves problemas económicos, sociales y políticos que en esos terribles años azotaron al país.

 

 

De la situación actual al 2021

 

Hoy día a partir del 18 de octubre del año 2019, Chile ha caído en un gravísimo problema de gobernabilidad. Esta catástrofe politológica ha afectado críticamente al gobierno del presidente Sebastián Piñera. El estallido social del 18 de octubre del año pasado, ha producido gigantescas marchas nunca antes vistas en la historia nacional. Estas enormes marchas, algunas violentas, han gradualmente creado una enorme y nueva crisis socioeconómica. El país está prácticamente en recesión económica desde fines de octubre del año pasado. Posteriormente, a fines de diciembre de 2019, estalló la crisis global relacionada con el coronavirus que primero atacó a China y luego se extendió por todo el planeta. Es debido a esta gigantesca crisis sanitaria que la recesión iniciada en octubre del año pasado, ahora se profundice crítica y desastrosamente en los meses que queda de este año.

 

Si la crisis económica que se inició con el estallido social de octubre del 2019, no se resuelve pronto y satisfactoriamente para las grandes mayorías, el país irremediablemente entrará en un gravísimo periodo de devastadora crisis económica. Naturalmente que este problema económico  creará nuevos gravísimos problemas. Con todo esto, la gobernabilidad cívica probablemente dejará de existir. Es de esta forma que una vez más, al igual que las dos oportunidades anteriores (1924 y luego 1973), este crítico y fatal mega problema, sea eventualmente enfrentado por las fuerzas armadas chilenas.

 

De esta manera, de la misma forma como la gravísima crisis económica afectó a chile pocos años después de la primera guerra mundial, y luego la igualmente la gravísima crisis económica que afectó a Chile en 1973; es probable que la futura mega crisis económica que se nos vendrá encima: cree las condiciones suficientes y necesarias para un nuevo golpe de Estado. Todo esto naturalmente dará inicio a un nuevo gobierno pretoriano. Este crucial y trascendental problema podría dejarse caer sobre el país en el año 2021.

 

Los lectores interesados en entender a fondo el origen, naturaleza y características del Estado pretoriano pueden encontrar valiosa información en el libro del profesor estadounidense, Samuel P. Huntington y titulado Political Order in Changing Societies, Yale University Press, New Heaven 1968. Ver particularmente las páginas 192-198.

 

  1. Fernando Duque Ph.D.

Cientista Político

Puerto Montt, 11 de marzo de 2020

Leave a Comment

Casos Covid-19