Los primeros días de mayo fueron escenario en Venezuela de un nuevo intento de desestabilización del gobierno de Nicolás Maduro, en tiempos de confinamiento masivo por el COVID-19.

 

Aunque es el enésimo intento de acabar con el gobierno de Maduro, éste tiene características nuevas: Mercenarios intentaron desembarcar en al menos dos puntos de la costa venezolana.

 

El saldo: ocho irregulares muertos, y veinte detenidos, entre estos dos estadounidenses. Venezuela denunció la complicidad de los presidentes de Colombia y EEUU.

 

Un análisis de Marcos Salgado.

Por SurysurTV

Deja una respuesta