El diputado Hugo Gutiérrez es investigado en el Tribunal Constitucional por haber subido a las redes sociales unos dibujos que niños pintaron donde se decía que había que matar al presidente, y de un palo pintado salían balas dirigidos hacia un monigote mal hecho que no se parecía a la persona mencionada.

 

Posiblemente los presidentes tienen perfiles diferentes a los que esos niños lograron entender.

 

En todos los muros en las calles de todo Chile podemos encontrar rayados donde se condena y se pide la muerte de Piñera. Grafittis que piden encarecidamente  sean llevados al fuego eterno todo su gobierno. Hay llamados por ejemplo a soportar el corona virus sencillamente para ver caer a Piñera.

 

Está muy alejado de la racionalidad que sea la UDI quien haya interpuesto un recurso ante el TC.

 

Asombra, dado que sus alcaldes en la región metropolitana han pedido que se les reprima y dispare a los pobladores que han salido a protestar por el hambre. Así lo manifestó el alcalde Carter de la Florida, junto a la mano más dura exigida por la presidenta UDI, JVR, que además es senadora de la república, cuestionada por delitos de corrupción política.

 

Es por el hambre los que han tenido que recurrir a tomarse por su mano los alimentos que le son necesarios para vivir, para prolongar la especie y evidentemente en un país pobre, desigual, con autoridades miserables, al servicio para los grandes grupos económicos.

 

Ya con algunos años recorridos por Chile en tercer milenio se debe actuar con un mínimo nivel de seriedad.

 

Nunca desde 1990 se había visto acciones, discursos, fraudes, cohecho, miseria ideológica, vueltas de chaqueta, largas listas de diputados y senadores vendidos y dispuestos a entregarse a precios de oferta.

 

El actual cuadro de diputados/senadores es una mala foto, sepia, añeja, fea. Durante años millones de chilenos han tenido que soportar a personajes que se convirtieron en autoridades subidos en un sistema que se conoció como BINOMINAL; cambiarlo costó largos años. Lo correcto hubiera sido que se le consultara al pueblo, se debe destacar que es allí donde radica verdaderamente el poder. El parlamento en sus largos periodos dejó que todo siguiera igual.

 

Desde marzo del noventa ambos bloques en el parlamento actuaron de manera concertada. Ninguna comisión de las creadas para investigar el traspaso de las empresas del estado a manos privadas, logró concluir de forma asertiva sus resultados. En aquellos primeros decenios los empresarios en santa alianza con el parlamento se redactaban leyes que sencillamente favorecían a los padres de los hijos sostenedores del modelo neoliberal.

 

La concertación, toda la concertación trabajó para fortalecer la herencia que dejó la dictadura. No fue casualidad que el primer presidente en esto que llaman democracia, hubiera sido un golpista y logra llegar a la papeleta en un caso de corrupción que incluyó votos falsos, delegados que no existieron; eso se llamó el CARMENGATE. Muchos de los que participaron en su propia noche de cristales rotos fueron posteriormente ministros de los diferentes gobiernos concertacionistas.

 

Muchos de los que llegaron al primer parlamento después de 1990 tenían en su pasado la complicidad con la dictadura. Muchos fueron alcaldes, subsecretarios, mendicantes arrodillados ante el dictador y hoy caminan campantes por la vida exigiendo respeto, ética y consecuencia.

 

Muchos de los aprendices de brujos militantes del PDC ya no están, pero sus herederos celebran como si se tratara del cumpleaños del mejor alumno del curso.

 

En ambos bloques, derecha y concertación, porque durante decenios se comportaban como verdaderos carteles para repartirse distritos a nivel nacional. Uno para ti otro para mí. Como si de un paseo de fin de año, todos estaban de acuerdo con todos.

 

Nadie levantó la voz para denunciar que un diputado de RN estaba vinculado directamente en el asesinato de tres personas militantes del MIR. Rosauro Martínez se paseaba ufano, era un diputado sosteniendo que se encontraba en aquel lugar por la voluntad popular. Actualmente está desaforado y existe una causa en tribunales por asesinato.

 

No porque un narcotraficante pague mensualmente las cuotas del centro de padres en el colegio de su hijo y compre todos los cartones del bingo deja de ser narcotraficante.

 

Cuando Chile conoció los altos niveles de corrupción en el parlamento sencillamente se confirmó lo que era un secreto a voces. Muchos de esos conspicuos elegidos recorrieron los pasillos que llevan a los tribunales de justicia para rendir cuentas de sus delitos, esa precaria conducta con la que se han vestido por tantos años. Todos aquellos diputados y senadores corruptos que sonreían cuando le llenaban los bolsillos con plata constante y sonante.

 

Jovino Novoa condenado por los tribunales de los hombres pero sostiene que los celestiales le encontraron la razón. Orpis senador UDI, un ladrón. Longueira ex ministro piñeirano un corrupto de tomo y lomo, y otros tantos que han vivido del raspado de la olla.

 

Muy poco se debe rescatar del actual cuadro parlamentario y justamente en momentos que ellos discuten la duración de sus vidas/periodos parlamentarios.

 

Muertes de presidentes ha habido siempre y en diversas circunstancias y eso es un asunto muy antiguo, desde los emperadores romanos posiblemente. No se debe olvidar que los militares al mando de Pinochet ordenaron el bombardeo a La Moneda.

 

La trayectoria de Hugo Gutiérrez es impecable. Abogado defensor de los Derechos Humanos que batalló incansablemente para conocer la verdad sobre los crímenes cometidos por los militares. Es un buen diputado de la república. No podemos decir lo mismo de quien gobierna el país actualmente.

 

No existe duda que el Tribunal Constitucional dictará la absolución de diputado, porque NO llamó a matar a Piñera, no llamó al desorden público, y a un golpe militar como si lo llamó toda la derecha, desde Patria y Libertad hasta la Democracia Cristiana en los albores de los años setenta.

 

Por Pablo Varas

 

 

 

Deja una respuesta