No hay dudas que el actual parlamento es el más precario, pequeño y chiquito.

 

Muchos de los actuales vienen desde los tiempos del binominal, ese periodo que entre la concertación y los herederos del pinochetismo se repartían los sillones como si de la silla musical se tratara.

 

Desde 1990 diputados y senadores se convirtieron en empleados de los grupos económicos. Los que dicen que son dueños de Chile les financiaban sus campañas para posteriormente cobrarles las cuentas con leyes que los hacían más poderosos. Deben saber esos que forman parte de uno de los tres poderes del Estado que llegaron a ese lugar porque fueron millones de chilenos que los votaron.

 

En muy larga la fila de esos respetables que golpeaban las puertas del dinero. Cerraban los ojos y se mordían la lengua, solo la mano mendicante hablaba por ellos; unos pordioseros.

 

Son una cáfila de corruptos e inescrupulosos y son muchos, es por aquello que no hay que olvidarlos, menos en este momento que pretender eternizarse en sus poltronas y cómodos ingresos. Entre un salario mínimo y el de un diputado hay veintisiete diferencias. Demasiado.

 

Clara Bensán era la contadora de Eduardo Frei Ruíz-Tagle que fue condenada como autora de delitos tributarios y que reconoció haberlos cometido; para que aquello sucediera tenía su propia pyme, Gestión Integral Limitada. Pagó una multa y ya no tiene el cartel de «se busca».

 

El iluminado de Ponce Lerou de SQM reconoció ante la justicia de los EE.UU que pagó de forma indebida a cuatro políticos nacionales: Orpis, Longueira, Meo y Pablo  Wagner. En el caso de MEO los pagos los recibe Cristian Warner quien fuera su jefe de campaña, trescientos cincuenta millones no deja de ser poca cosa.

 

Jorge Pizarro, un senador PDC que nació cuando los planetas estaban todos alineados. Sus hijos recibían millones para de forma verbal hacer análisis de no se sabe qué. La mujer del senador recibe 145 millones y sostiene no conocer el motivo de aquel depósito en el banco. Los que les agregan esos caramelos son el grupo que controla las mesas de juego que están instaladas en todos los negocios y pequeños supermercados en la poblaciones.

 

Fue diputado. Es sin lugar a dudas el más oscuro de los políticos que se mantuvieron después de 1990. Alberto Cardemil, se le recuerda como el subsecretario que se escondió y negó la victoria del NO. Patético entregando números de algunas mesas donde ganaba el SI. Lo financiaba Jovino Novoa, ese UDI era quien repartía los dineros que recibía del empresariado.

 

Jovino Novoa fue condenado en un juicio abreviado, sigue yendo a misa los domingos y en la calle Suecia lo reciben con aplausos.

 

Los Chadwick son un asunto aparte.

 

El segundo periodo de Bachelet quedó marcado por el Caso Caval, un asunto impresentable, indefendible pero que dejó al descubierto la precariedad de quienes eran los responsables de entender la complejidad y las consecuencias de tamaña parafernalia.

 

A Bachelet le dieron duro, todos dieron palos inmerecidos. Pero en estricto honor a la verdad, estaba también la familia Piñera. Fueron muchos los recursos, amenazas, las llamadas por teléfono para ocultar la concomitancia. La derecha sabía del retorno de Piñera y había necesariamente alejar su apellido del negocio.

 

Compagnon/Chadwick/Piñera, ese es el cartel que debería haberse colgado en todas las esquinas de todas las plazas. Los diarios del duopolio escucharon el llamado de La Moneda de no recibir los recursos por la propaganda del gobierno que llega a los quinientos millones de dólares anuales. De la misma forma que se guardó silencio sobre la acusaciones del tío de Sebastián Piñera, Bernardino, en el caso de abusos de menores.

 

BANDOLEROS.

Se debate en el parlamento la permanencia de los ilustrados diputados/senadores. Realmente es un cuadro miserable, patético, ignominioso, pueril. La gran mayoría defendiendo su silla, algunos de los cuales no llegarán cumplir su periodo y por ende habrá que pagarles el cajón para que se lo lleven al cementerio.

 

Piñera dijo que no le creía nada al movimiento No+AFP. Eso es evidente, es hermano del responsable de la macabra  condena a millones de personas a la miseria en la tercera edad. Mereces sin duda una tarjeta de 48 gramos.

 

En el actual momento que vive Chile, ¿son realmente los actuales miembros del parlamento los más indicados para dar y entregar orientaciones y superar los difíciles momentos que se viven y los que están por llegar?

 

NO

No están en condiciones, no tienen la capacidad, ni la ética, ni la moral, ni la dignidad para representarse ellos mismos. No hay constancia que pueda salvar a esa larga fila de traidores y rendidos. Pena causa que el partido del quien fuera el presidente asesinado en La Moneda esté aceptando el convite de los gestores del golpe militar. Esto no es volver al pasado, sencillamente es colocar en la historia las verdades de quienes intentan sobrevivir.

 

No son los actuales diputados/senadores los voceros. No representan a nadie.

 

Se reconoce a los de la primera línea, a las organizaciones sociales, a los sindicatos, a la generosidad de la calle que espera pacientemente que esto pase para volver a instalar las urgencias de la patria.

 

 

Pablo Varas

Deja una respuesta