Los grandes y paradigmáticos colapsos civilizacionales que ha tenido el planeta, han sido provocados por una gigantesca plaga o epidemia global. En la historia de la civilización occidental se puede apreciar este fenómeno con aterradora claridad. En efecto, todos los grandes cambios civilizacionales en occidente, han sido provocados por una masiva mortandad provocada por una catastrófica mega-epidemia. Los hechos finales que le dieron el golpe de gracia al Imperio Romano de occidente, fue una devastadora epidemia que se produjo a fines del siglo IV de la era cristiana[1].

 

Occidente, drásticamente evolucionó, de un poderoso y centralizado imperio, a una enorme multitud de pequeños y empobrecidos principados feudales. El modelo económico, social y político cambió así, de un fuerte y centralizado imperio, a un una inmensa variedad de corruptos y débiles feudos que se desangraban en constantes guerras. Esta tragedia socioeconómica y política, duró por más de mil años. A finales de siglo XIV de la era cristiana, otra gigantesca epidemia terminó con el corrupto sistema feudal y la Edad Media, dado nacimiento a la Edad Moderna[2].

 

La historia tiene la tendencia de repetirse y es así como es altamente probable que el coronavirus termine por destruir el actual modelo económico existente. Es también probable que de las cenizas de este corrupto modelo neoliberal, nazca un nuevo sistema económico, político y social, que permita la sobrevivencia, el progreso y el desarrollo de la raza humana.

 

Con sus nuevos Estados fuertes, consolidados y dominados por la economía liberal, el libre comercio y el libre mercado, la civilización occidental conquistó el planeta. Es precisamente este sistema político, económico y social, controlado y dominado por la burguesía occidental, el que hoy día ha sido brutalmente atacado por una nueva y devastadora epidemia llamada Covid-19.

La historia tiene la tendencia de repetirse y es así como es altamente probable que el coronavirus termine por destruir el actual modelo económico existente. Es también probable que de las cenizas de este corrupto modelo neoliberal, nazca un nuevo sistema económico, político y social, que permita la sobrevivencia, el progreso y el desarrollo de la raza humana.

Naturalmente que este nuevo sistema económico planetario solo podrá ser algo parecido al modelo socialista de economía y sociedad. La inmensa mayoría de la raza humana por milenios, se ha visto obligada a trabajar incansablemente, pero no para beneficio propio. Primero los humanos fueron esclavos en el sistema imperial (tanto los imperios de occidente como de oriente). La mayoría de los humanos constituyeron la fuerza bruta de trabajo y este trabajo era explotado por una pequeñísima minoría privilegiada. Como ya se ha señalado el ejemplo más claro fue el Imperio Romano occidental, que duró más de mil años. Luego vino la explotación feudal y en ella los esclavos se transformaron en explotados siervos agrícolas y explotados obreros en las ciudades. Así las masas populares tuvieron que sufrir otros mil años de penurias. Con la llegada del capitalismo a comienzos del siglo XV de la era cristiana, los siervos de la Edad Media se transformaron en peones agrícolas y en obreros industriales. Las condiciones de trabajo siguieron siendo terribles, pero al menos el trabajador tenía la posibilidad de moverse del campo a la ciudad. La explotación laboral lentamente evolucionó para mejor y en los últimos 100 años, las masas trabajadoras en occidente, lograron mejorar su estándar de vida considerablemente. No obstante, estas mejoras se hicieron a costa del estándar de vida de miles de millones de trabajadores viviendo en el tercer mundo.

 

En pocos meses más, el planeta probablemente sufrirá la más grande y catastrófica crisis económica de todos los tiempos. Esta mega tragedia, creará las condiciones suficientes y necesarias para que las masas de trabajadores (la inmensa mayoría del planeta), conquisten el poder. De esta forma, se iniciará la sincronizada marcha hacia el progreso planetario.

Con la llegada del siglo XXI, la globalización neoliberal iniciada en las últimas décadas del siglo XX, logró levantar el nivel de vida de los trabajadores en el tercer mundo, pero esta globalización simultáneamente, afectó negativamente el estándar de vida de los obreros del primer mundo, y esto ocurrió particularmente en los Estados Unidos y Europa. Los salarios de los obreros y su estándar de vida se estancaron y deterioraron gradualmente.

Experto que vaticinó triunfo de Trump y Piñera vuelve a advertir: La crisis del 2020 ya comenzó en agosto y será una catástrofe para América Latina

La pandemia del coronavirus iniciada en China, a principios de diciembre del año 2019, ahora está arruinando el nivel de vida de las masas laborales en todo el planeta. Con este catastrófico fenómeno, todos los adelantos que ha tenido la clase trabajadora del planeta, en los últimos 100 años, están rápidamente desapareciendo. En pocos meses más, el planeta probablemente sufrirá la más grande y catastrófica crisis económica de todos los tiempos. Esta mega tragedia, creará las condiciones suficientes y necesarias para que las masas de trabajadores (la inmensa mayoría del planeta), conquisten el poder. De esta forma, se iniciará la sincronizada marcha hacia el progreso planetario. Esta marcha no podrá ser sino la marcha hacia un nuevo socialismo, esta vez, fuertemente influenciado por el modelo chino de desarrollo socioeconómico y político. Al fin y al cabo, China, es la gran potencia que mejor ha podido enfrentar la actual tragedia del coronavirus. Ya no hay duda, que las potencias occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, han demostrado con creces que no estaban preparadas para la actual catástrofe. La enorme mortandad que ha sufrido Europa, Canadá, Estados Unidos y ahora América Latina, África y el Sur de Asia, le podrán punto final al triste período de burguesía liberal, iniciado hace seis siglos atrás.

 

Con toda esta tragedia, uno esta forzado a concluir que hay importantes semejanzas históricas. La peste liquidó al Imperio Romano occidental, y dio origen a la catastrófica Edad Media. Posteriormente, la peste liquidó a la Edad Media feudal y dio origen a la época moderna y al capitalismo liberal. Hoy día la peste está liquidando al capitalismo liberal y probablemente dará origen al verdadero socialismo.

 

 

[1] Walter Scheidel en su libro titulado “El gran igualador” señala que desde la antigüedad, solo cuatro fuerzas han sido capaces de bajar el nivel de desigualdad socioeconómica del planeta. Estas fuerzas son, primero la guerra, segundo, las revoluciones, tercero, las fallas estatales y cuarto, las mega-pandemias. Estos cuatro gigantescos problemas a menudo coinciden. Una pandemia brutal contribuyó al fracaso final del Imperio Romano occidental y otra gran pandemia se produjo al final de la Primera Guerra Mundial… La peste negra del siglo XIV redujo drásticamente las desigualdades en el ingreso al reducir catastróficamente la proporción de los trabajadores en relación al número de hectáreas arables. En el peor de los casos el Covid-19, matará a muchas menos personas que el 45 por ciento de la población que mató la peste negra o peste bubónica en el siglo XIV. Esta peste liquido entre el 30 y el 60 por ciento de la población europea. Ver “Why the pandemic could eventually lower inequality”. The Economist, may 16th. 2020.

[2] La peste es la causa de la muerte negra que se produjo por Asia, Europa y África en el siglo XIV, y mató a más de 100 millones de personas. Es decir, entre el 25 y el 60 por ciento de la población europea. Debido a que la peste mató a gran parte de la población trabajadora, los salarios de los trabajadores aumentaron drásticamente, esto debido a la gran demanda de mano de obra. Esta catástrofe azotó a Europa en 1347, matando a más de un tercio de la población. Algunos historiadores argumentan que la sociedad humana, a partir de esa fecha, se volvió mucho más violenta, y esto debido a que la tasa de mortalidad disminuyó fuertemente la calidad de vida, lo que a su vez aumento las guerras, la criminalidad generalizada, las revueltas populares y las persecuciones masivas.

 

  1. Fernando Duque Ph. D

Cientista Político

Puerto Montt, 5 de junio de 2020

 

Por Fernando Duque

Cientista político

Deja una respuesta