Ya no sorprenden los anuncios de caridad del gobierno de Piñera. El Plan de Protección Clase Media, digamos en buen castellano: el Paquete de Endeudamiento Personal, fue la última bofetada que recibieron los chilenos que esperan que el Estado les ayude a «sobrevivir» en medio de esta pandemia distópica que ha golpeado al sistema capitalista y a los «consumidores». El presagio venía precedido de otra purria: la confirmación de veto presidencial a la ley que prohíbe el corte de los servicios básicos por no pago.

 

Lo concreto es que el Estado chileno no existe. Es más bien un banco que protege sólo a sus inversores. Por lo tanto, el mensaje es claro: o te endeudas más o mueres de hambre en el “Serengueti” privado. No nos interesa tu vida. Asimismo  nos confirma que estamos frente a unos dirigentes políticos que no tienen ni la más mínima empatía ni les preocupa lo que pasa a sus compatriotas. Nunca les ha interesado y menos ahora, en medio de las muertes del Covid19.

Somos para la élite y el redset de Cachagua unos burros de carga, unos bueyes de usar y tirar. No somos personas. No nos merecemos nada más que pan y agua. Somos unos malnacidos de segunda clase, unos inmigrantes en su tierra. Debemos pagar por todo en sus pulperías por que somos unos flojos, unos esclavos y nuestro dinero expropiado por las AFP, no nos pertenece.

Dejemos claro una cosa. Nunca lo asumí sino hasta que un buen amigo, Ike, me lo desveló en una noche de copas. No somos clase media, somos pueblo, porque la clase media no existe. Sólo existen los dueños y los obreros. Clase dominante capitalista y clase trabajadora. Así de simple. Estamos en medio de una lucha de clases aunque la derecha sienta urticaria ante esa palabra eterna.

El pescado está todo vendido aunque Piñera lance su patético IFE 2.0: otra broma de mal gusto y demás siútica, por otra parte. Ni pa eso tiene estilo este inepto. Ni Melón y Rubilar pueden ayudarle ya. Su explicación del ‘Plan Endeúdate con mis amigos’ parecía más que nada un comercial de medianoche en el que te venden la batamanta o la máquina de ejercicios, el cual sabes de antemano que es una estafa.

 

Ahora, las condiciones históricas aceleran su paso para cambiar el paradigma en Chile. Este punto se lo debemos agradecer al gobierno de zoquetes, necios y avaros que tenemos, y por supuesto, a su séquito de diputados que rechazaron la reforma a las AFP para retirar el 10%. Todo Chile ha visto de qué lado están uno y otros.

Porque el 10% no sólo es retirar un dinero que pertenece a los cotizantes e irá en su ayuda directa para aguantar la pandemia, sino que es la primera grieta para terminar con el sistema neoliberal que tiene su poder en el sector económico, y que engulle el dinero de los chilenos de forma ilegal y en beneficio de los 4 grupos económicos que dirigen el país. Hay que entender que sin el desplome de la estructura económica neoliberal, el 18-O no servirá para nada. El poder está en como se distribuye el dinero y ahí es donde hay que atacar, con leyes de protección solidarias.

 

La ilegalidad de las AFP es, además de un monopolio porque se nos niega el derecho a elegir donde invertir y yo quiero invertir en un sistema de bienestar , una manija especulativa que no beneficia a los trabajadores. No se invierte en carreteras, en ciencia, en educación técnica de calidad, ni en empleo, ni en salud. En definitiva nada llega a Chile. Si fuese así tendría más apoyo.

 

Más claro el agua, el dinero va directo a los empresarios, a las elites, para luego lanzarlo a la bolsa especuladora de Wall Street donde las pérdidas son asumidas por los cotizantes. Ellos se van de rositas.

 

Hasta ahora las seis principales AFP del mercado anotaron pérdidas para tu dinero por $35.270 millones (US$41,4 millones) al cierre de marzo, lo que se compara con las ganancias de $133.442 millones (US$156,6 millones) que obtuvieron en igual trimestre del año anterior. De esta manera, las ganancias bajaron en un 79% respecto al año anterior ,y en otras compañías fueron un 92% menor al primer trimestre de 2019.

Definitivamente, el triunfo en el Parlamento es el primer golpe directo para que se derrumbe el castillo de naipes neoliberal. Es una buena noticia. Los diputados han sentido humanidad. Especialmente los trece de RN ya que saben que el estallido Social 2.0.  que se viene es el golpe final al gobierno de indolentes. En esta ocasión a los jóvenes se les unirán todos los afectados por la crisis del Covid19.

 

La pelota esta en el Senado, de mayoría elitista y varios de ellos fueron un apoyo para las privatizaciones hechas durante el gobierno del traidor de Ricardo Lagos. Personaje nefasto, recordemos, que aprobó que las pérdidas de la AFP se pasarán a todos los chilenos.

 

El futuro no está escrito …

 

Por Emilio Vidanski

Deja una respuesta