La Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular redactó esta semana una carta denunciando el completo abandono de las víctimas de traumas oculares por el Estado de Chile. La Comisión Chilena de Derechos Humanos, representada por su presidente Carlos Margotta Trincado, apoyó el documento.

 

La Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular denuncia en la carta la vulneración de los artículos 4, 5, 8 y ss., de la Ley que “Regula los Derechos y Deberes que tienen las personas en relación a las acciones vinculadas a su atención de salud” (Ley 20.584).

 

“Queremos ser enfáticos en transmitir la magnitud del daño generado como consecuencia de la mutilación ocular que hemos sufrido”, denuncia la Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular en la carta. “Esto ha tenido distintas repercusiones, como por ejemplo: Tener miedo a diversidad de situaciones cotidianas como caminar, caer, chocar con objetos, salir a la calle, manejar vehículos, estar en lugares concurridos; además de miedo a perder la visión por completo, a ver limitado el ejercicio de nuestras profesiones y actividades; limitaciones para la vida como impedimentos para sacar determinadas clases de licencia como A y C; preocupaciones por el futuro, incertidumbre sobre la continuidad de los tratamientos y pronóstico del ojo lesionado; dolor físico asociado a la lesión y asociado a otros malestares como visión borrosa, mareos, náuseas, cefalea, entre otros”.

 

“Esta carta tiene por finalidad, la adopción de ciertas medidas, que permitan retomar los tratamientos suspendidos y mejorar la calidad de atención a nuestros asociados, considerando que la falta de atención ha significado una agudización de todos los problemas descritos antes”, sigue la Coordinadora.

 

“La carta está motivada por el completo abandono que ha tenido el Estado de Chile con las víctimas de trauma ocular durante el periodo de pandemia. En esta primera instancia la carta fue entregada en el Ministerio de Salud y al director del hospital El Salvador, entendiendo que el programa de rehabilitación ocular implementado en dicha institución no garantiza el recibimiento de una atención de calidad ni sostenida en el tiempo”, nos cuenta Matías Orellana, víctima de trauma ocular.

“La situación actual es que hay varios casos de muchachos que están perdiendo la visión de su ojo bueno, lo cual es una patología que aparece como consecuencia de la pérdida de la visión de un ojo. Actualmente a los chicos se les está negando la atención, puesto que el programa solo cubre el ojo herido. A esto se le suma que gran cantidad de personas están recibiendo tratamiento psicológico a través de fármacos psicoactivos (drogas). Muchas personas se encuentran cesantes y otros sin pago de sus licencias médicas. Es una situación insostenible que tiene como origen la ineptitud y negligencia del gobierno.” dice.

“Estamos viviendo la real cara del capitalismo. Hay hambre y miedo. Las policías siembran el terror en poblaciones y la represión es peor que nunca. Ahora amparados en el estado de emergencia, si bien es cierto se han visto pequeñas manifestaciones, la represión policial ha sido brutal. Sé que todo el mundo está padeciendo los coletazos de la pandemia en lo social. Creo que es necesario que el mundo sepa lo que pasa en Latinoamérica, así como nosotros necesitamos saber que ocurre en Cuba, Venezuela, África, Europa. El capitalismo está colapsando en todo el globo terráqueo. El problema es que la solución la están proponiendo los mismos idiotas”, concluye Matías Orellana.

Matías Orellana

 

 

Elena Rusca, en Ginebra

Publicado en El Clarín de Chile

Deja una respuesta