Danilo Astori, el ex ministro de Economía y Finanzas de Uruguay, advierte que la intención del gobierno derechista de topear el gasto público es “impracticable”, a menos que se aplique una “feroz disminución” en áreas como salud, educación y seguridad.

En su opinión, las medidas económicas anunciadas “van a empeorar la calidad de vida” de la población y considera que el resultado electoral debe ser la base de una “profunda autocrítica” en el Frente Amplio (FA), que deberá aprender a “defender convicciones” sin “ignorar” las propuestas de sus adversarios políticos.El ex vice uruguayo Astori, internado con neumonía, espera el ...

El mundo

-Considerando las tendencias recientes y el legado que dejará la pandemia, ¿cuáles serán las principales características del escenario internacional en los próximos años?

-Un primer aspecto a destacar es la profundidad –aún no suficientemente valuada – de los efectos que generará la pandemia. Esos efectos se verificarán en todos los aspectos fundamentales de nuestras vidas. Ya nada será igual, sólo que no conocemos aún el alcance de los cambios. Pero no tengamos dudas: ese alcance incluirá la economía, las condiciones de vida, las estructuras institucionales, la convivencia, la formación de colectivos, la cultura, la condición humana en su conjunto.

En general, se apreciará un enlentecimiento de la globalización. Entre las características de los tiempos por venir, visualizo mayores grados de proteccionismo y un redespliegue hacia el ámbito nacional de muchas cadenas de valor.

También habrá oportunidades para nuestro país: una pequeña economía abierta con debate democrático de calidad y fuerte preferencia por la equidad. A corto plazo, si nos refiriéramos a la economía en particular, cabe esperar una caída importante en el crecimiento global y dificultades comerciales asociadas a la caída de la actividad, aunque todo ello acompañado por la búsqueda de avances en el espacio del conocimiento, la tecnología y la calidad del trabajo.

Era progresista

-¿Qué fortalezas económicas destacaría de la gestión de gobierno de los últimos 15 años?

-El propio gobierno ha hecho una presentación positiva de los 15 años de gobierno del Frente Amplio cuando recientemente expuso sus resultados ante inversores internacionales en oportunidad de la reciente y exitosa emisión de deuda pública. Pero más allá de esta situación innegable, durante los 15 años de gobierno frenteamplista se alcanzaron logros fundamentales e imposibles de ignorar.

Es difícil valorar las fortalezas incorporadas a la economía uruguaya durante los últimos 15 años sin tener en cuenta la ruptura estructural con una historia que no admitía 17 años de crecimiento consecutivo, con Uruguay en la cúspide de América Latina en cuento al volumen y la distribuciónl de PBI.

La producción creció 80% durante los 15 años de gobierno del FA, lo que significa un promedio de 4% anual. Los avances en materia de condiciones sociales de vida, la importante caída de la pobreza y la mejora de la agenda de derechos constituyeron también progresos notorios que deben ser considerados activos importantes de este período.

Ello se logró en un mundo con condiciones volátiles, que incluyeron buenas evoluciones de algunos precios, pero pésimas trayectorias y perspectivas en el comportamiento de las economías argentina y brasileña; a pesar de eso Uruguay logró un importante desacople, que lo diferenció notoriamente de la política económica de los vecinos y sus resultados.

Los logros incluyen también el cambio de la matriz energética, el cuidado ambiental y los mejores niveles de conectividad electrónica que registra la región latinoamericana. Y no puedo dejar de mencionar el fortalecimiento institucional, republicano y democrático, así como la sólida posición financiera del país, con reservas internacionales equivalentes a 30% del PBI, alto porcentaje de deuda en moneda nacional y a tasa fija de interés, registrándose además un gran apetito por los bonos uruguayos.

Todo ello hace perfectamente sostenible la acción tendiente a disminuir el déficit fiscal, que no debería ser un objetivo en sí mismo, sin tener en cuenta que precisamente es la situación fiscal del país la que nos va a permitir seguir mejorando las condiciones de vida de los uruguayos. No compartimos la contraposición de un número fiscal con la mejora en la vida de la gente y al mismo tiempo el progreso en el goce de sus derechos y fortalezas.

-¿Y qué temas quedaron pendientes?

-Entre los temas pendientes, no vacilo en seleccionar el fortalecimiento de nuestra inserción internacional con la confirmación de acuerdos con la Unión Europea, la Asociación Europea de Libre Comercio, Corea, Singapur, entre otros. Por otro lado, la reforma de la seguridad social será fundamental a través de un gran acuerdo nacional.

Nuevo gobierno

-¿Cómo evalúa la reacción del gobierno ante la pandemia? ¿La situación de partida dejaba espacio para una respuesta más agresiva?

-Creo que el manejo sanitario de la pandemia fue correcto y los números así lo están indicando. Se previó el análisis de escenarios a mediano y largo plazo, y en ese marco la realización de pasos cortos pero seguros. Enorme preocupación generan las medidas anunciadas por el gobierno y –en general– el comienzo que ha tenido su gestión en el área económica.

En primer lugar, quiero plantear un fundamento político. El gobierno en general parece continuar en campaña electoral. Acusa al FA por los problemas que tiene el país, y lo hace con agravios y expresiones fuertemente agresivas. Se sabe que tenemos visiones diferentes, pero no se contribuye así al clima de convivencia y cooperación que Uruguay necesita para mejorar las condiciones de vida de la gente. Y estas condiciones seguramente van a empeorar con las medidas que se han anunciado.

Las que pretenden topear el gasto público son impracticables, a menos que se haga una feroz disminución que afectaría principalmente a las áreas de la salud, la educación y la seguridad. Es que son estas áreas las que ofrecen posibilidades efectivas de disminución del gasto. Por otra parte, aplicar topes de ejecución a las inversiones tendrá seguramente efectos recesivos. Será como incrementar el tejido productivo que muere.

El respeto al resultado electoral también vale para nosotros y debe ser la base de una profunda autocrítica de nuestra manera de hacer política. Tenemos que defender nuestras convicciones, pero considerando los puntos de vista del adversario y no ignorando por completo sus propuestas.

¿Todo sumado se puede evaluar los resultados de la gestión económica del FA como los de una economía en crisis? Afirmo rotundamente que no y pido que se compare la Rendición de Cuentas de 2004 con lo que se está presentando ahora. En aquella no sólo hubo respeto por lo que se había hecho antes, sino que también se reconocieron los logros obtenidos en dos materias que Uruguay abordó correctamente: la crisis bancaria y el endeudamiento.

Economía uruguaya

-Teniendo en cuenta los anuncios realizados en los últimos meses y la Rendición de Cuentas 2019 mencionada, ¿cómo visualiza la próxima discusión presupuestal?Uruguay: Primera movilización popular masiva en contra de la LUC ...

-Los dos elementos fundamentales en juego en materia presupuestal habrán de ser, por un lado, las necesidades que tiene el país en materia de condiciones de vida adecuadas, como las que ha venido atendiendo hasta ahora con resultados muy positivos en materia de salud, educación y vivienda. Se trató de reparar lo que hasta 2005 había sufrido un deterioro sistemático.

Y por otro, el mantenimiento de los equilibrios macroeconómicos, incluyendo el área monetaria, la de ingresos y el ancla fiscal. A nuestro juicio no se puede negar la acción del Estado con el pretexto del déficit fiscal, sabiendo que una cosa es perseguir este objetivo con fortalezas financieras e institucionales y otra es hacerlo con dificultades de acceso a estas.

Tendremos una muy difícil discusión presupuestal, muy apoyada en la ley de urgente consideración en el plano del debate y la movilización. Se han desmantelado capacidades técnicas de gestión, especialmente vinculadas al estudio de la calidad del gasto, y domina una cerrada visión económica que emana especialmente desde la OPP.

-¿Cuáles son los capítulos que debería abordar una agenda de reformas para reencauzar el crecimiento?Arbeleche, Alfie y Labat, el triunvirato en el que se apoya el ...

-La conformación y el análisis de diversos escenarios futuros serán muy importantes, especialmente para el diseño de una estrategia que vaya ubicando al país en torno a las prioridades indiscutibles que hoy se presentan: mayor inversión privada nacional y extranjera y mayor inversión pública.

Se deberá seguir impulsando una amplia agenda de medidas en el plano microeconómico para mejorar los niveles de productividad, al tiempo que nos adaptamos a los impactos de la revolución digital en el mundo de la producción y el trabajo.

Todo ello en el marco de una clara promoción de la ciencia y el conocimiento. Todo lo que sea asignar prioridad a una economía que está sufriendo un estancamiento de oferta y demanda con fuertes estímulos movilizando esta situación de crecimiento pobre será absolutamente prioritaria en el Uruguay del futuro.

Por La Diaria

Deja una respuesta