Desde que el proyecto de retiro del 10 por ciento se aprobó en el Senado, por 29 votos a favor, el presidente Sebastián Piñera y la elite han comenzado a verle las orejas al lobo cada vez mas cerca. La segunda derrota al modelo esclavista e inhumano neoliberal, que se basa en una hegemonía cultural y política del consumo, será sentenciada cuando la Cámara de Diputados dé el visto bueno para realizar los ingresos ipso facto.

Ahora, en medio de la crisis del capitalismo en Chile y en todo el mundo por una pandemia que ha develado su indolencia e inoperancia para ayudar a los ciudadanos, vamos a recuperar a Pier Paolo Pasolini, un cineasta autodidacta, escritor, periodista, ensayista, poeta y por sobre todo, un alborotador social.

 

Pasolini fue un intelectual que nunca se encerró en su torre de cristal y el pensamiento del artista que falleció en 1975, es más actual que nunca: “El laicismo consumista ha transformado al hombre en un estúpido adorador de fetiches”.

Desde su cámara, análisis y poesía, Pasolini defendió la dignidad de las clases populares, criticó a la Iglesia Católica y advirtió sobre los peligros de homogeneizar la sociedad. En sus ‘Escritos corsarios’ lo explica muy bien y lo llama Aculturación. La pérdida de la cultura propia comenzó cuando la cultura popular evolucionó hacia la cultura de las masas. Lo popular, que se basa en lo heterogéneo, era muy peligroso para el fascismo italiano por lo que había que eliminarlo superponiéndole la aspiración burguesa.

Nacido en la periferia pobre de Bolonia, cuna antifacista y de izquierda, Pasolini planteba que la sociedad de consumo era la verdadera revolución hecha por la burguesía. Con esto quería decir que la clase dominante genera una civilización homologante para volverlo todo igual, y hacer desaparecer lo particular, y paralelamente, la vida de la periferia. De esta manera, Pasolini con su obra resaltaba el sentido de la tierra, su pobreza y las relaciones que se producen entre los abandonados por la fortuna.

Como comunista, Pasolini formaba parte del ala gramsciana y aplicaba la teoría del filósofo sobre la hegemonía cultural. Para Gramsci, la élite impone un tipo de dominación cultural sobre los oprimidos y mediante la educación, la religión, y los medios de comunicación manipulan a la sociedad popular.

¿Les suena que todo esto suceda en Chile? Pues bueno, con el apoyo de la TV y mediante el monopolio comunicacional la élite chilena ha creado un discurso falso de crecimiento, de jaguares, de AFPs modernas, de privatización como eje del futuro, de endeudamiento, o llamarle a comunidades populares La Dehesa, la idea de ser emprendedor pero debes pagar tu salud y tus pensiones privadas, o que el Estado es malo, deficiente porque te roba, etc, etc.

La línea de pensamiento basado en la hegemonía cultural y política que levantaron durante décadas en escuelas también nació, no olvidarlo, desde los gobiernos de la ex Concertación, e incluso ahora se sigue utilizando para defender su negativa a sacar tu 10% de las AFP.
La elite, que ya ha perdido la batalla dialéctica en este campo, repite y mantiene que el cotizante chileno perderá dinero en el futuro, pero la realidad es que ellos roban 500 millones de dólares en comisiones fantasmas cada año. Toda una maraña aprobada por la Cámara de Diputados durante el gobierno de Ricardo Lagos, hace una década atrás con Ley 19795 lo que permitió que robasen un total 7 mil millones de dólares de tus pensiones (desde 2002 hasta 2016).
La Ley 19795 era inconstitucional por que toda ley sobre la Seguridad Social debía tener quórum calificado, pero se aprobó con ley simple y rápidamente, sin que nadie se enterase. ¿Y nos dicen que la reforma de las AFP son inconstitucionales? Hay que ser muy caraduras, ¿no?
DESPERTAR DE LA CONCIENCIA DE CLASE

Sin embargo, cuando los actores sociales reconocen los problemas comunes y se ponen de acuerdo en las soluciones, se están creando las condiciones subjetivas para una revolución.

Eso es lo que esta pasando en Chile ahora. El país vive una revolución social, feminista y de lucha por la dignidad. El pueblo ya no cree las mentiras de los políticos sobre las soluciones de los problemas, ni las ayudas con deudas encubiertas, ni sus peroratas sobre lo que es bueno y lo malo según la hegemonía cultural burguesa. En definitiva el chileno ha tomado conciencia de clase.

Ya vimos que en el Senado, ayer, daba vergüenza ajena escuchar a la UDI Ena Von Baer citar de Allende mientras se equivocaba cada 10 segundos mientras leía con dificultad un papel de su discurso. O analizando a Coloma; el senador decía que ellos velaban por los pobres y que era malo para el futuro de nuestras pensiones aprobar el 10%. Repetir sin fundamentos claros el discurso neoliberal es una forma de obviar que las clases populares existen y que han ganado la partida al impulsar a partir del 18 octubre la reforma a las AFP y agrietar todo el modelo esclavista actual que es dirigido desde La Moneda.

 

Aunque debemos reconocer que la oposición que hoy actúa contra el neoliberalismo aprobó varias veces, durante 30 años, el robo sistemático de esta maquinaria nefasta creada por José Piñera .

 

Si tienen tiempo busquen GENESIS CHILE FUND, empresa que tuvo su dirección en la Isla del Canal de la Mancha, Guernsey, un paraíso fiscal. Con esta compañía, que fue dada de baja en 1989 y luego tuvo su baja en 2008, José Piñera defraudó a los fondos de pensiones.

 

Las mismas AFPs le prestaron dinero a GENESIS CHILE FUND, sociedad en el extranjero que tenía el creador de este tinglado de fondos y mediante ella tomó control de Provida, Cuprum, Habitat. La acción descrita anteriormente está prohibida por el Decreto de Ley 3.500 que rige el Sistema de Pensiones. El representante legal en Chile del Fondo era … ¡sorpresa! : Carlos Larraín Peña.

 

Busquen en las redes el informe de ‘Felices y Forrados’ de Gino Lorenzini, no tiene desperdicio, como han robado a todos los chilenos. Aquí dejamos el link (Felices y Forrados).

 

CAMBIAR DE UN MODO DRÁSTICO

“Si hemos llegado a este punto yo digo: no perdamos todo el tiempo en poner una etiqueta aquí y otra allá. Veamos cómo se desatasca esta maldita bañera, antes de que nos ahoguemos todos … Cerrar, en mi lenguaje, quiere decir cambiar. Cambiar pero de un modo tan drástico y desesperado como drástica y desesperada es la situación … Yo oigo a los políticos con sus formulismos, todos los políticos, y me vuelvo loco. No saben de qué país están hablando, están tan lejos como la luna. Y los literatos. Y los sociólogos. Y los expertos de todo tipo”, explicaba Pasolini en su última entrevista con Furio Colombo antes de morir en 1975.

 

Si me siguen, pues las condiciones objetivas de la revolución las provee la crisis del capitalismo: desempleo, expulsados del sistema, explotación, hambre, familias sin techos, etc. El Covid19 ha generado una ebullición de miseria escondida bajo la hegemonía cultural del neoliberalismo, un sistema de miserables y especuladores que se hacen millonarios con el trabajo y dinero del obrero. En resumen: estafadores, timadores de Bolsa, que no trabajan.

 

La verdad es que muchos chilenos quedaron hipnotizados desde el termino de la dictadura fascista de Pinochet. La burguesía del redset de Cachagua, liderados por los DC y la derecha vasca, catalana, europea, vendieron muy bien sus mentiras homogeneizantes: todos podemos aspirar a ser como ellos. Pero eso no es verdad. Nunca aceptarán a otra clase en sus filas.

 

Frente a esa aspiración debemos colocar de escudo lo popular porque tiene su valor, su hermosura y no debemos desdeñarlo. Nunca tengas vergüenza de tus orígenes.

 

Por su parte, Pasolini siempre recalcó que debíamos luchar contra la desaparición de las diferencias en las formas de vida y culturales. Por eso fue muy crítico con la uniformización de las aspiraciones de la nueva clase media, que al final es clase trabajadora que en su angustia de parecerse al de arriba, termina deshumanizándose, alienado, sin ética ninguna, y con la mente puesta en avasallar a todos para conseguir su objetivo.

 

La realidad está basada en la contradicción, señalaba con fuerza Pasolini. Debido a esta máxima nunca se casó con nadie, se peleó con el Partido Comunista, del cual era integrante, porque no aguantó su dogma. Siempre señalaba que el gran pesimismo implicaba un gran optimismo y viceversa. Denunció la violencia y el totalitarismo inherente al capitalismo disfrazado de democracia, y huyó de la corrección social y política.

 

Hay que tener claro que Paolo no luchaba contra el progreso, sino contra la deformación del individuo mediante el progreso. En su opinión, el hombre perdía sus valores éticos, morales, mediante el consumo.

 

Para demostrar sus teorías, el cine fue su forma de expresar la realidad de esas periferias que consideraba genuina, auténtica, no mancillada por las garras sucias del consumismo más feroz.

 

Sus personajes era originales, y se expresaban con lengua propia, con gestos que no eran dirigidos por los eslogans publicitarios. Heredados desde la familia, y siempre en constante reinvención, como la vida misma.

 

Roma constituyó su principal campo de estudio, de reflexión y de lucha. Analizó la evolución de los italianos de los años sesenta y setenta con películas alucinantes como Accatone, Mama Roma, Saló, etc. Su idea no era mostrar la ciudad de Roma como telón de fondo sino que quería contar las historias de sus barrios y de sus habitantes.

 

La burguesía odiaba a Pasolini, las nuevas generaciones lo aman y lo redescubren. Es un modelo a seguir, pese a las acusaciones de pedofilia que siempre le rodearon por buscar en la noche romana sexo en jovencitos que pedían un pago. «Quien te ama, te traiciona» le dijo a su madre, antes de morir.

En las calles de la periferia de su querida Roma, en el puerto de Ostia, fue asesinado el 2 de nociembre de 1975 . Un crimen que ocurrió en circunstancias nunca aclaradas.
Su luz nunca se apagará, porque siempre será el gran perturbador del orden dominante.
Por Por Emilio Vidanski

Deja una respuesta