A un día que venza el plazo fatal para suscribir pactos para primarias legales en la elección de alcaldes y gobernadores, sigue el debate en la “oposición”.

Parece chiste repetido, pero no lo es. En el Frente Amplio primero aseguraron que no irían a primarias con la ex Concertación (con la seguridad timorata típica que los ha caracterizado), la prensa los apretó un poquito, Daniel Matamala los criticó, Pamela Jiles invocó a la Nueva Mayoría y fueron factores suficientes para que se dieran vuelta la chaqueta: declarando pactos por omisión y abiertos a “mínimos” comunes con la ex Concertación para las primarias.


Lo más importante es el programa…discutido en 48hrs

“Las primarias deben ser sobre ideas y propuestas compartidas, sino es solo el poder por el poder vacío de sentido”, señaló en Twitter el diputado de Convergencia Social Gabriel Boric, aludiendo a las condiciones que ahora el FA pone sobre la mesa para conseguir primarias de toda la oposición.

“Estamos aún a tiempo para lograr articular primarias y acordar un compromiso de ideas transformadoras que nos permita ofrecerle a Chile una alternativa a los últimos 30 años de neoliberalismo”, sostuvo en tanto el presidente de Comunes, Jorge Ramírez

Así hablaban los dirigentes del Frente Amplio antes de la voltereta magistral que realizaron en beneficio de su cálculo electoral oportunista.

Se dieron vuelta la chaqueta después de haber estado una semana diciendo que lo importante era acordar un “programa”, pero ahora ya no son las “ideas para cambiar Chile” si no un documento de mínimos comunes acordado en 48 hrs con los partidos de la ex Concerctación (los mismos que privatizaron el país y que profundizaron las herencias de la dictadura).

Que la ex Concertación mute y se vuelva buena persona

En palabras de la presidenta de RD, la apuesta del FA ahora sería la siguiente: «estamos dispuestos a que los sectores que históricamente han sido neoliberales y conservadores se comprometan con una agenda de principios y valores que haga sentido que estemos en la misma papeleta el Frente Amplio y otras coaliciones».

Así argumentó la presidenta de RD la posición del Frente Amplio de buscar un acuerdo con la ex Concertación.

¿Cómo van a esperar algún compromiso de la gente que se hizo millonaria con el CAE y con las privatizaciones de la dictadura? ¿Qué valores esperan de los partidos que financiaba SQM y que realizaron fraudulentas boletas para que los empresarios tuvieran sus escaños en el parlamento?

El Frente Amplio y el arribismo

La joven promesa “progre” del Frente Amplio surgida del movimiento estudiantil terminó siendo una tropa de arribistas que lo único que han hecho es adaptarse a las reglas del juego de los partidos empresariales. Son incapaces de enfrentarlos. Sus principios son los que eligen para cada momento.

La firma del Pacto por la paz, la ley de suspensiones, la ley anti protestas y el acuerdo nacional con Piñera son medidas que tienen que quedar grabadas a fuego en nuestra memoria.

El discurso hipócrita de “unidad del pueblo” para argumentar la unidad con la ex Concertación no es más que un chantaje para justificar esta política de conciliación que no tiene nada bueno que ofrecerle al pueblo trabajador.

 

Es urgente fortalecer una alternativa de la izquierda revolucionaria y de los trabajadores, independiente de los partidos empresariales de la derecha y la oposición. Con un programa anti capitalista para que la crisis la dejen de pagar los trabajadores y, por el contrario, la paguen los grandes capitalistas.

 

Alejandra Valderrama

Deja una respuesta