El cientista político chileno Fernando Duque, doctor de la UCLA y radicado en Estados Unidos por casi 30 años, vaticinó el 2016 contra todo pronóstico el triunfo de Donald Trump (y también el de Piñera) sobre la entonces candidata Hillary Clinton. Hoy, a escasos días de las elecciones del martes 3 de noviembre, afirma que Trump será reelecto, tal vez no por votación mayoritaria, pero sí por vía administrativa. Trump, dice Duque, impugnará los resultados para llevarlos a la Corte Suprema, máximo tribunal en el que tiene amplia mayoría. Eso explica, afirma el cientista, el apuro demostrado por nominar a la nueva jueza, la ultraconservadora Amy Coney Barret.

Duque se basa esta vez en un artículo publicado el 27 de octubre por Eliot A. Cohen en la revista Foreign Affairs. En The end of American power. Trump’s reelection would usher a permanent decline, el profesor estadounidense traza un escenario distópico para Estados Unidos y no descarta una guerra civil a partir de las trampas que Trump podría hacer para mantener la presidencia.

 

Se argumenta, agrega Duque,  que Trump al ser reelecto va a destruir el poder de Estados Unidos en el mundo. En esto consisten los efectos de America First. Va a negociar con Rusia y le dejará el liderazgo de Europa. Va a negociar con China y la dejará como líder asiático. Y va a crear las condiciones para una guerra civil en Estados Unidos.

Advertisement

Cohen da todas las razones para que Trump gane la próxima elección, dice Duque. “Trump tiene el poder para manipular las elecciones y obtener un nuevo periodo presidencial. Es así como será el próximo presidente de Estados Unidos, ya que la Corte Suprema lo nombrará presidente después de un juicio”.

Trump va a cuestionar los resultados de las elecciones y esto irá a la Corte Suprema. La mayoría de los jueces, que son conservadores y apoyan a Trump, lo nombrarán presidente. Es por eso que Trump tenía tanta prisa en que el senado ratificara el nombramiento de la abogada ultraconservadora Amy Coney Barret.

Hay sin duda un punto que es extremadamente grave para los latinoamericanos. Duque, al comentar el artículo de Cohen, afirma que esta división del mundo en distintos hegemones, tal como escribiera el profesor Samuel Huntington, deja abierta la puerta para que Estados Unidos recupere sin obstáculos la política del patio trasero para poner y sacar dictadures a su antojo en la región y apropiarse de los recursos naturales, desde el petróleo, los minerales, la alimentación y hasta el agua.

Deja una respuesta